Lionel Messi (34) aceptará la oferta final de Joan Laporta y seguirá previsiblemente en el Barcelona a razón de unos 33 millones de euros netos anuales, la mitad de su anterior contrato.

Como avanzó Vozpópuli en exclusiva, el presidente blaugrana ofreció en las últimas semanas al argentino 326 millones de euros a pagar en diez años. Unos 32,6 millones netos anuales sumando todas las variables e incluyendo deudas de su anterior contrato.

El club le ofrecía eso a cambio de dos temporadas más jugando en el primer equipo blaugrana y una vinculación con él -al menos, comercial- hasta 2031.

Según desveló El Mundo, Messi firmó su último contrato en noviembre de 2017, de hasta 70 millones de euros netos al año más variables ajenas al salario del contrato (como primas de renovación y bonus de fidelidad): unos 555 millones de euros brutos por tres años (unos 420 millones brutos/210 millones netos correspondían a salario).

Messi, flamante Campeón de América.
Lionel Messi besa el trofeo de la Copa América con Argentina.

Contrato a la mitad y menos compromiso comercial

El entorno de Messi estaba de acuerdo con la última oferta pero no terminaba de ver claro lo de comprometer la marca del jugador durante una década, teniendo en cuenta que esta aporta al club, aún a sus 34 años, unos 171 millones anuales, informó este periódico.

El jugador estaba, por tanto, abierto a sacrificar el contrato total a cambio de un menor compromiso en el tiempo con una entidad hoy acuciada además por una deuda de más de 1.200 millones (por los 700 millones que factura anualmente).

La vinculación comercial será por cinco años, si bien Leo jugaría, seguro, hasta 2023, como recogía la propuesta anterior

Finalmente, la vinculación comercial será por cinco años y algo más de 300 millones de euros brutos, si bien Leo jugaría para el primer equipo hasta 2023, como preveía la propuesta anterior. Paralelamente, el club le pondrá una cláusula de rescisión, de 350 millones de euros.

La solución definitiva conjuga la oferta de Laporta con el deseo final del jugador y las exigencias de La Liga, que a lo largo de esta última temporada había rebajado en más de un 40% el tope salarial para el Barcelona.

Fuentes cercanas a La Liga inciden en que el salario de Messi, de 33 millones, precisa de una mayor reducción del gasto salarial que el consumado por el Barça hasta ahora. La partida de salarios deportivos del presupuesto 2021/2022 acabaría siendo, entre unas y otras operaciones, hasta un 75% inferior a la de 2020/2021 entre rebajas salariales y salidas.

La 'operación' Griezmann

Uno de los mayores ahorros que prevé conseguir el club encabezado por Laporta pasa por el traspaso de Antoine Griezmann (30), que abandonaría la disciplina culé para retornar al Atlético de Madrid.

El club blaugrana saldaría con eso una deuda de alrededor de 70 millones con los colchoneros, que incluirían en la operación a su jugador Saúl Ñíguez. El Barça se haría un hueco salarial para la renovación de Messi.

El seis veces Balón de Oro y flamante campeón de América pasará a cobrar, al fin de cuentas, lo que percibía hasta ahora en Can Barça el vigente campeón del mundo con Francia.