Los efectos del coronavirus en el sector del automóvil han supuesto todo un frenazo a nivel mundial, del que todavía tardará un par de años en recuperarse. Y es que la pandemia provocada por la covid-19 ha llevado al sector de la automoción a mínimos de los últimos diez años. En 2020, la facturación conjunta de los 17 fabricantes disminuyó un 13,3% respecto a 2019, hasta un importe total de 1.484 millones de euros.

Este descenso es el mayor de los últimos diez años. Con la excepción de 2016, cada año se registró un aumento de las ventas, incluido en 2019. Así se refleja en el análisis realizado por EY sobre los 17 mayores fabricantes de automóviles que recoge un recorte del 16% en las ventas de coches y un descenso del beneficio del 37%.

Todos los fabricantes han reducido su facturación con respecto a 2019, excepto Tesla y Kia, con un incremento de 28% y 2%, respectivamente. Cabe señalar que con una caída del 10% en su facturación, los fabricantes de automóviles alemanes limitaron algo más sus caídas en el último año frente a las marcas estadounidenses (-13,8%), japonesas (-17%) y francesas (-20%).

Los datos son claros. Durante el pasado año, se vendieron 63 millones de coches frente a los 75 millones de 2019, un descenso del 16%. Con la excepción de Tesla, que creció un 36%, todos los fabricantes analizados registraron una caída en las ventas durante el año pasado. Europa Occidental registró el mayor retroceso en 2020 con una caída del 25%, seguida de Estados Unidos, donde se vendieron un 14% menos de coches en comparación con el año anterior.

En China, el descenso de las ventas fue mucho más moderado, apenas un 4%. De hecho, se llegaron a vender cinco millones más de coches que en Europa Occidental

En China, el descenso de las ventas fue mucho más moderado con un 4% apenas de retroceso y, de hecho, se llegaron a vender cinco millones más de coches que en Europa Occidental, lo que le sitúa ya como el principal mercado, por delante de Estados Unidos. Y es que en el mercado chino el volumen de matriculaciones superó en 2020 los 25 millones de unidades.

En términos de beneficio, el descenso también fue pronunciado: en 2020 alcanzó los 53.500 millones de euros, frente a los 84.700 millones de 2019, lo que supone una reducción de más del 36%. Los márgenes en el sector también se situaron en mínimos de los últimos diez años, 3,6%, un 1,4% menos que el año anterior.

China, líder también en eléctricos

Y si en el mercado global de turismos China ya se ha situado a la cabeza por volumen de ventas, en el despegue del coche eléctrico el país asiático también se ha consolidado como el principal mercado mundial. El pasado 2020 ha sido un año muy complejo, pues ha coincidido con el despegue de esta nueva tecnología que ha ralentizado la fuerte demanda que se preveía.

El especialista de mercados Schmidt Automotive Research ha analizado los datos de ventas de coches eléctricos de todo 2020 y contempla que durante el pasado año las ventas de eléctricos y de híbridos enchufables cerraron el ejercicio con algo más de 1,3 millones de unidades matriculadas en Europa, cifra que se divide en una proporción casi idéntica entre un tipo de coche y otro. Un factor de relevancia que ha ayudado en Europa a lograr tales datos son las subvenciones y ayudas de todos los países que conforman el marco europeo para la compra de coches eléctricos.

Un crecimiento que ha llevado a que Europa se acerque mucho a China, que registró en 2020 tan sólo 35.000 unidades más que el mercado europeo, cifra que se antoja minúscula en términos porcentuales, con tan sólo una diferencia a favor del mercado chino del 2,56%. Un importante salto que si se compara con los datos de 2019, supuso una diferencia de 650.000 unidades entre un mercado y otro. Mientras que en Europa apenas se superaba el medio millón de unidades de eléctricos e híbridos enchufables matriculados, en China los números eran sólo ligeramente inferiores a los de 2020, con 1,2 millones de matriculaciones.