El grupo Meliá presume de poder poner en marcha un hotel "en 48 horas", desde el punto de vista tecnológico. Su ritmo de expansión es cada vez más acelerado y "abren un alojamiento cada tres semanas", un plazo que pretenden reducir a dos semanas gracias a su alianza con Telefónica. La 'teleco' ha llevado todo el software que utiliza la cadena a la famosa nube, lo que permite a la plantilla del hotel avanzar en sus tareas desde cualquier parte del mundo. 

El hardware, la parte tangible y física de los sistemas informáticos, ahora es secundario. La tecnología ya no está en el hotel y un proceso de despliegue que podía durar meses, ahora se logra en horas. La red de comunicaciones de los hoteles es cada vez más sofisticada y rápida. Pere Ripoll, Strategic Account Manager de Telefónica, explica que esta virtualización es especialmente útil ahora que las grandes cadenas hoteleras están apostando por un modelo de gestión, sin invertir en ladrillo.

"Necesitan sistemas potentes, que puedan desplegar y retirar de forma muy rápida. Que si mañana un hotel deja de estar conectado a Meliá, pierda automáticamente los beneficios que le da", explica Ripoll. Llevar el software a la nube permite a las cadenas "configurar en remoto su hotel y probarlo en dos horas, así como solucionar un problema informático en el momento sin que el trabajador o el cliente lo sufra".

Las labores de gestión, de ventas o de reservas se realizan antes incluso de que el hotel abra sus puertas. Cristian Palomino, vicepresidente de Global IT en Meliá Hotels International, señala que ya lo ha implantado en 47 hoteles y "están haciendo un barrido por todos los hoteles que tienen tecnologías tradicionales para trasladarlas a la nube". Además, "en España y en Europa prácticamente todas las aperturas ya se hacen así", añade.

Meliá no es la única cadena que están implementando estas soluciones. Desde Telefónica aseguran que trabajan con otros grandes grupos españoles como NH, Catalonia o Barceló Hoteles, aunque a menor nivel. De la misma manera, Telefónica reconoce que no tiene el 100% del mercado y sus competidores también ofrecen estos servicio, por lo que una vez finalice el contrato, las hoteleras pueden cambiar de proveedor: "Hay mucha propiedad intelectual que ya es nuestra", señalan desde Meliá.

Oficina de Meliá.

Conectar todas las 'cosas'

La digitalización de los hoteles también se materializa para los clientes gracias al Internet de las Cosas (IoT). Las grandes cadenas ya están conectando todo sus sistemas para que el usuario, a través de la 'app' de la compañía, pueda escoger la habitación que quiere, hacer el check-in sin pasar por recepción o abrir la puerta con el teléfono móvil. Una vez dentro, y gracias a la domótica, las posibilidades se multiplican: programar la temperatura de la habitación desde el bar o saber qué hay en la nevera sin abrirla ya es posible.

Sin embargo, una de las opciones más demandadas, el check-in online 24 horas antes, en España no evitará que los clientes pasen por recepción, pues "es obligatorio que muestren su DNI al llegar. En otros países se puede hacer todo el proceso directamente de forma digital", explica Ripoll. Además, matiza que esta utilidad no tiene sentido en todos los hoteles: "Es muy útil en los urbanos, donde se suele requerir más rapidez; mientras que en los hoteles vacacionales la gente está más tranquila y prefiere el trato personal". 

Desde Telefónica apuntan que esta transformación en los hoteles va a ser "muy potente en los próximos años" y dan una pista: "Cada vez se pueden hacer más cosas a través del wifi". Pere Ripoll adelanta algunos proyectos que verán la luz muy pronto, como generar una comunicación en tiempo real entre el hotel y el cliente para hacerle sugerencias, como una 'happy hour'. Y si tienen la localización activada, podrán saber por dónde se mueven los huéspedes y "distribuir mejor a los trabajadores". 

Detrás de estos cambios está la ambición de las empresas de saberlo todo sobre los clientes. Ripoll explica que la transformación irá enfocada en aprovechar todo el tiempo pasan en el hotel para conocerle mejor y que la estancia sea diferencial y personalizada. "Booking sabe mucho más de ti en 15 minutos de búsqueda que el hotel en 15 días de estancia", asegura. Ahora, con los nuevos sistemas y a través de su red móvil, Telefónica trabaja para ofrecer información sobre cómo duermes o qué haces cuando estás fuera del hotel.