El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes un paquete de medidas laborales (facilidad para hacer despidos colectivos, exoneración a las empresas y autónomos del pago de cotizaciones y facilidad de acceso al desempleo), así como la inyección de avales públicos, ayudas sociales y movilización de financiación privada. En total, el Ejecutivo afirma que se movilizarán 200.000 millones de euros para mitigar el impacto del coronavirus en la economía.

De esta cantidad, que representa un 20% del Producto Interior Bruto (PIB), 100.000 millones se habilitarán en forma de avales públicos del Estado para las empresas más desfavorecidas, 83.000 tendrán que captarse del sector privado y sólo 17.000 millones serán en forma de ayudas directas, apenas 5.000 millones más de lo que movilizó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en su célebre Plan E.

El Gobierno no ha precisado el coste que tendrán en la recaudación del Estado las medidas que afectan a cotizaciones sociales o la cuantía prevista para el pago de prestaciones por desempleo.

En el plano laboral, una de las medidas más importante es la flexibilización de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), después de que haya comenzado esta semana una aluvión de empresas que ante el parón de la actividad y la falta de suministros se han visto obligadas a hacer despidos colectivos, sobre todo en sectores como la hostelería, el transporte, la moda, el juego o la automoción.

A partir de ahora, todos los ERTEs que se produzcan motivados por el impacto del coronavirus en la actividad económica serán considerados por causa de fuerza de mayor y se podrán realizar en un plazo de tiempo más reducido. Además, cualquier trabajador podrá acceder a la prestación por desempleo (incluso si no cumple los requisitos), y el periodo en que esté cobrando el paro no computara de cara a la Seguridad Social. Las empresas, por su parte, no tendrán que asumir el pago de cotizaciones a la Seguridad Social.

Alivio para los autónomos 

Para los autónomos, Sánchez ha anunciado que se flexibilizará el acceso a la prestación por cese de actividad (similar al paro) para que puedan cobrar la prestación todos aquellos que se han visto obligados a cerrar su negocio por el coronavirus, independientemente de cuánto tiempo lleven dados de alta.

Cobrar esta prestación será compatible con el hecho de no tener que pagar cotizaciones a la Seguridad Social y con las medidas de flexibilidad aprobadas para los que tengan que aplicar un ERTE si tienen empleados a su cargo.

"Facilitaremos que los autónomos y autónomas puedan cobrar con rapidez una prestación en caso de dificultad económica", ha afirmado el presidente en rueda de prensa telemática desde Moncloa, que ha insistido en que "lo importante es no dejar a nadie atrás". 

Flexibilidad para asalariados

Para los trabajadores por cuenta ajena, Sánchez ha anunciado que podrán "adaptar o reducir hasta el 100% su jornada de trabajo para poder cuidar a sus hijos" y ha afirmado que "se establecerá el teletrabajo como medida fundamental" en todas las empresas del país. 

"El objetivo es evitar que una crisis temporal tenga un impacto negativo permanente en nuestro mercado laboral", ha dicho.

Medidas sociales

Además de estas medidas, Sánchez ha anunciado una moratoria en el pago de hipotecas para los más vulnerables y que se destinará un total de 600 millones de euros a prestaciones básicas de los servicios sociales de comunidades autónomas y entes locales, con especial anterior a los mayores y los dependientes.

Activarán una moratoria en el pago de suministros básicos (agua, luz y gas) a colectivos vulnerables y la prórroga automática hasta septiembre del bono social a los hogares beneficiarios.