Mediapro ha fichado a Rothschild y KPMG para reestructurar su deuda financiera y mantiene conversaciones con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para recurrir al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado con 10.000 millones de euros, según adelanta Expansión y confirman a Vozpópuli fuentes conocedoras de la negociación.

Fuentes de Mediapro consultadas por Vozpópuli señalan que "no se trata de un rescate sino de una financiación" e indican que "existen diferentes mecanismos e instrumentos con los que la SEPI nos puede ayudar ajenos a un rescate".

Fuentes próximas a la negociación añaden que la compañía acordó con los bancos una refinanciación de la deuda antes de la pandemia, pero que la covid ha alterado las perspectivas de la compañía, y por eso se pretende ahora renegociar los términos de la misma.

Cabe destacar que, si bien la compañía ha sido golpeada por la pandemia del coronavirus, no ha reducido su actividad durante este periodo.

El grupo audiovisual, controlado por el 'holding' chino Orient Hontai, y que recibió préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en junio, arrastra una deuda de 920 millones. La solicitud de ayuda a la SEPI podría alcanzar los 300 millones de euros, según Expansión. La compañía, que cuenta con 8.000 trabajadores, 5.000 de ellos en España, ha contactado con sus accionistas y con algunos grupos de capital riesgo para reflotar su situación, aunque no han llegado todavía a ningún acuerdo.

Préstamo ICO

En concreto, Mediapro solicitó 125 millones de euros a varios bancos con garantía del ICO para aliviar el impacto que el coronavirus ha tenido en las cuentas de la compañía.

La compañía rechazó acudir a este tipo de préstamos en un primer momento, pero debido a la crisis generada por la duración del estado de alarma, finalmente pidió dicha cantidad para paliar la pérdida de ingresos.