Es la "novia fea" de la economía española. Hasta ahora ha sido invisible. Y sin embargo, "es la que da progreso a un país como España". Así defienden a la empresa mediana española desde el Círculo de Empresarios en una selección de los 50 casos de éxito más destacados en el periodo comprendido entre 2006 y 2011. 

En su afán por poner nombre y apellidos al que consideran "único protagonista con medalla de la crisis", la entidad presidida por Mónica de Oriol distingue a compañías como Laboratorios Maverick, Ibersnacks, Mayoral Moda Infantil, Queserías Entrepinares, Óptica del Penedés o Aceitunas Guadalquivir, por haber incrementado sus plantillas un 33 por ciento, frente al 13% registrado por el resto de empresas medianas no incluidas en su 'top 50'.

En pleno huracán de recortes, el tamaño medio de las seleccionadas como casos de éxito era de 126 empleados en 2006, cifra que sube hasta los 167 en 2011 mientras que el número de trabajadores en el conjunto de empresas medianas se mantuvo estable durante ese periodo en torno a los 94 asalariados.

"Cataluña siempre ha sido polo de desarrollo, la novedad ahora es que en cualquier región se están creando industrias y empleo", sostiene De Oriol

Además, estas 50 empresas han aumentado su productividad más de un 32%, con un ratio de ventas por empleado un 135% superior al correspondiente al del conjunto de empresas medianas españolas y su margen operativo se ha situado en un ratio del 6,4% frente al 4,3% concerniente al resto del tejido medio. La brecha es más llamativa en lo que respecta a la rentabilidad económica: el 'top 50' del Círculo de Empresarios consigue un ratio superior al 10% en comparación con el 4,2% del conjunto de este tipo de sociedades.

"España, por fin, ya no es País Vasco y Cataluña"

Al margen de criterios como la productividad y la rentabilidad económica, llama la atención que el 34% de las empresas seleccionadas, 17, tengan su sede en Cataluña. La Comunidad Valenciana ocupa la segunda plaza con 8 compañías, por delante de Murcia con 6 y de Andalucía con 5 o Castilla y León con 4. El 46% de las compañías del 'top 50' se agrupa en el sector alimentario. "Nuestras empresas del sector agrícola han aprendido a vender y a vender fuera, España está aplicando tecnologías e innovando, ya no es el agricultor tradicional", alude en este sentido De Oriol.

"El problema con el resto de Europa es que tenemos menos empresas medianas", según Elena Pisonero, presidenta de Hispasat

Preguntada por la concentración de casos de éxito registrados en Cataluña, De Oriol restó importancia al factor geográfico subrayando que "la novedad es que ahora empiezan a surgir empresas por todo el tejido español. España, por fin, ya no sólo es País Vasco y Cataluña, es fértil toda ella en la creación de industrias". 

Los liberados, obstáculo para la empresa mediana

En su defensa acérrima de la empresa mediana española como "fortaleza de un país al aportar estabilidad y reducir la volatilidad", desde el Círculo de Empresarios volvieron a denunciar las barreras que restan competitividad a nuestro país.

"Está claro que el tamaño produce éxito (la productividad española sería un 13% superior si el tamaño medio de nuestras empresas se equiparase al de Alemania). Que haya tres tipos impositivos en el impuesto de sociedades en función del tamaño de la empresa dificulta el crecimiento. Hay que eliminar las diferencias de tipo impositivo en función del tamaño", recomendó De Oriol, añadiendo que también es necesario abordar "el problema" de los liberados si se quiere promover la expansión de empresas medianas en España. "Restan y encarecen", zanjó.

Y una última queja: las cotizaciones a la Seguridad Social son las terceras más altas de la UE. "Sólo un plan de reciclaje solucionaría el exceso de desempleo con baja cualificación".

A un abismo de Alemania 

"El problema con el resto de Europa es que tenemos menos empresas medianas, lo que hace falta en España son más empresas medianas", reprochó por su parte Elena Pisonero, directora del proyecto "La mediana empresa española". Una crítica compartida por De Oriol: "La fragilidad de la economía española es ésta, no tener tantas empresas medianas. Los medios se centran en las grandes del Ibex y los políticos hablan automáticamente de autónomos y microempresas cuando la empresa mediana es la novia fea que ha impulsado nuestra economía". 

"Si queremos que España esté a la cabeza, o apostamos por la mediana empresa o lo tenemos crudo", según De Oriol

Sin embargo y a pesar de que las empresas medianas en España ya son en torno a 10.000 y generan un 17% del Valor Añadido Bruto, éstas aún no gozan de la fuerza que sí poseen en países vecinos como Alemania o Reino Unido. En comparación con el país germano, donde la mediana empresa supone un 2,6% del total, el porcentaje español no supera el 0,7%. Además, el tejido medio industrial español concentra el 14% de empleo frente al 20,5% de Alemania.