Makro ha frenado el pago de más de 8,7 millones de euros a Hacienda. La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha estimado la solicitud de medidas cautelares del gigante mayorista para evitar el pago de la sanción citada, derivada de la liquidación del impuesto sobre sociedades de los ejercicios 2009, 2010 y 2011, según consta en un auto del pasado 22 de diciembre que ha sido consultado por Vozpópuli.

"Ponderando los intereses en conflicto y vista la cuantía de la liquidación, la Sala accede a conceder la medida cautelar instada", explica el auto, que recalca que la Abogacía del Estado la acepta subsidiariamente "condicionada a que se preste caución o garantía suficiente o, en su caso, se acredite la extensión de la prestada en vía económico-administrativa a la vía contencioso-administrativa". En este caso, Makro aportó un aval bancario por la cuantía especificada.

Se trata de una medida que continuará en vigor hasta que haya sentencia firme. “Una vez se produzca la firmeza de una sentencia, y en el caso de ser ésta desestimatoria, la compañía "tendrá que pagar este importe, y el banco que ha avalado asume la responsabilidad como entidad financiera", explica Francisco Javier Iniesto, socio director de Derecho Fiscal de Vaciero, a preguntas de este periódico.

No obstante, es complicado conocer cuánto tardará en ser firme la sentencia, puesto que estos procesos llegan a alargarse durante años. "Las medidas cautelares son rápidas, pero el tema, que empieza normalmente en un procedimiento de inspección, se enfrenta luego a un largo periplo en vía administrativa, que finalmente se judicializa en vía contenciosa-administrativa", recoge Iniesto.

Makro lanza "Dish Order"

Hace unos días, Makro puso en marcha su propio servicio de delivery, con el que competirá contra gigantes en este área como Glovo o Deliveroo. En concreto,  la compañía ha puesto en marcha su servicio "Dish Order", un sistema propio de gestión de pedidos de comida para bares y restaurantes.

Según explicó la empresa, se trata de una solución de pedidos para que el hostelero pueda recibir directamente las peticiones de comida a través de sus canales propios –web o cualquier plataforma digital del negocio, como los perfiles de redes sociales–. El objetivo del gigante es ofrecer a los bares y restaurantes la posibilidad de gestionar su propia plataforma de pedidos, interactuando directamente con los clientes y evitando el sistema de comisiones e intermediarios.

Dish Order, proyecto del Grupo Metro, ha sido testado en España en más de 30 restaurantes de Madrid y Barcelona, de los cuales, más de la mitad ya tienen el sistema activado y operativo al 100%, según los datos aportados por la empresa. Así, la idea ahora es expandir esta solución en otras zonas del país, con principal foco en Sevilla y Valencia.

Makro, filial española del grupo alemán Metro, es la empresa de distribución del sector de la hostelería en España. Según las cifras aportadas por la empresa, hoy cuenta con más de 900.000 clientes y con 37 centros distribuidos en 15 comunidades autónomas.