La Comunidad de Madrid busca un banco para la recarga del abono transporte en los cajeros automáticos. Bankia ha ofrecido este servicio desde el 2013, poco después del lanzamiento de la tarjeta de transporte público (TTP) en sustitución del antiguo soporte de banda magnética.

La entidad financiera, que ha explotado este servicio durante ocho años y ha desarrollado e implantado el software y hardware necesario en toda su red, no ha logrado renovar el contrato para el periodo 2021-2022, según consta en la resolución del contrato a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

Bankia siempre se ha adjudicado este contrato al hacer la oferta más ventajosa y contar ya con todo el desarrollo tecnológico en más de 1.700 cajeros automáticos de la Comunidad de Madrid. De hecho, para los dos próximos años (2021-2022), ha sido el único banco que se ha presentado.

Sin embargo, el Consorcio Regional de Transportes Públicos Regulares de Madrid ha considerado "insuficiente la justificación presentada por la empresa", pues "no explica satisfactoriamente el porcentaje de comisión ofertado".

Según detalla el organismo público, esta comisión "representa una baja del 44% respecto del porcentaje de comisión del presupuesto base de licitación del contrato de referencia", pero no justifica detalladamente los costes y los ahorros en los que incurrirá en la ejecución del contrato.

Tarjeta de transporte.
Tarjeta de transporte público de Madrid.

Transportes lo declara "desierto"

Por este motivo, y "al no ser admisible la única oferta presentada", la entidad adjudicadora ha decidido declarar "desierto" este contrato, cuyo presupuesto asciende a 1,25 millones de euros. Además, hay que tener en cuenta que Bankia desaparecerá previsiblemente este verano, cuando culmine el proceso de fusión con Caixabank.

Ahora el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad está estudiando llevar a cabo una nueva licitación para la prestación de estos servicios. Mientras tanto, ha llegado a un acuerdo con Bankia para ampliar el periodo de la prestación de este servicio, que terminaba el 31 de diciembre de 2020, hasta el próximo 30 de junio.

Por tanto, los usuarios podrán seguir haciendo sus recargas en los cajeros de esta entidad hasta entonces, cuando podría haber un nuevo adjudicatario. La recarga en los cajeros no tiene ningún tipo de gasto ni comisión para el usuario de la tarjeta, quien se beneficia de un punto de recarga las 24 horas del día los siete días de la semana, frente a canales tradicionales, con una oferta horaria más limitada.

Fuentes del Consorcio reconocen a este periódico que sólo un 1,1% de todas las recargas mensuales se hace a través de cajeros

En todo caso, fuentes del Consorcio reconocen a este periódico que sólo un 1,1% de todas las recargas mensuales se hace a través de cajeros. La mayoría (55% del total) se realizan a través de la red de Metro, un 30% en estancos y un 11% en la red de Cercanías.

Asimismo, está en la fase final para el lanzamiento en abierto la aplicación ‘Tarjeta Transporte’ del Consorcio, que permite recargar la tarjeta de transporte desde el propio teléfono móvil. En estos momentos, la fase final del test masivo con el que se está probando la app cuenta ya con más de 33.000 usuarios.