Llevaban meses sindicatos y directiva trabajando para asegurar el futuro de las plantas españolas del Grupo Renault, necesitadas de asegurar nuevas adjudicaciones que trajeran tranquilidad a una industria que vive momentos muy convulsos en plena transición hacia el coche eléctrico que tantas dudas está generando, acrecentadas además por los problemas derivados de la covid-19. Pero las dudas han dado paso a una realidad esperanzadora.

Y es que Renault en España acaba de dar a conocer el nuevo Plan Industrial 2021-2024, el más ambicioso de la compañía en nuestro país, que contempla importantes adjudicaciones para las plantas del Grupo en Valladolid, Palencia y Sevilla, y pondrá a máximo rendimiento sus factorías españolas en el periodo del plan e impulsará la recuperación económica del país con la generación de empleo y riqueza.

El anuncio se ha producido hoy en un acto celebrado en la Factoría de Palencia que ha estado presidido por el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y que ha contado con la presencia de la cúpula del Grupo Renault encabezada por Jean Dominique Senard, presidente de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, Luca de Meo, CEO de Grupo Renault, y José Vicente de los Mozos, director industrial de Grupo Renault y presidente director general de Renault España.

El Rey Felipe VI durante la visita a la Factoría de Renault en Palencia.

En el marco de este Plan Industrial, Luca de Meo ha anunciado la adjudicación de tres nuevos vehículos a la planta de Palencia de los segmentos C y D SUV, que llegarán de forma escalonada en 2022-2023 y 2024. Asimismo, se ha comunicado la adjudicación de dos vehículos nuevos para la Planta de Valladolid, de los segmentos B SUV y B+ SUV, que comenzarán a fabricarse en 2024. También se ha asignado una nueva familia de motores a la Fábrica de Motores de Valladolid que llegarán en 2023 y dos nuevas cajas de cambios a la de Sevilla para 2022 y 2024.

Además, el Centro de I+D+i que Renault tiene en Valladolid se consolidará con todas estas nuevas adjudicaciones. Este centro, tendrá diferentes responsabilidades sobre los nuevos productos que se lanzarán en las diferentes factorías e incluso ampliará sus competencias con diferentes proyectos, como los relacionados con las ayudas a la conducción que incorporarán los nuevos productos. Sus ingenieros van a ser artífices de la transformación que experimentará el sector pues trabajarán en electrificación, conectividad, baterías, hidrógeno, servicios de movilidad, etc.

En palabras del CEO de Grupo Renault: “Los nuevos productos que incluye el Plan Industrial no solo van a asegurar el futuro de las instalaciones industriales, sino que les va a introducir en la nueva era de la movilidad, ya que todos los productos que se han adjudicado son híbridos”. Y ha añadido: “Esto va a permitir convertir a España en un importante Polo de Electrificación con el que las plantas de este país entran en el territorio de la nueva movilidad. La hibridación es un excelente camino hacia la descarbonización,  que además hará posible producir vehículos de alta demanda”.

España, la primera después de Francia

Con el Plan Industrial 2021-2024, Renault reafirma su apuesta por España, manteniéndose como la segunda casa de Renault después de Francia. Durante ese período, la compañía formalizará 1.000 contratos indefinidos en España, donde genera más de 100.000 empleos. Las cuatro fábricas en territorio español, que producen vehículos, motores y cajas de cambio, supone un 1,5% del PIB del país y representa un 5% de la exportación, convirtiéndose en un gran contribuyente a la balanza comercial. 

En ese sentido, José Vicente de los Mozos, director industrial de Grupo Renault y presidente director general de Renault España, ha destacado que la importancia de este nuevo Plan Industrial, ya que además de impulsar al Grupo Renault en España, fomenta la recuperación de este país a través de la creación de empleo, inversión y refuerza de forma muy importante el tejido industrial español del automóvil.

José Vicente de los Mozos ha explicado que en la adjudicación del plan ha sido decisivo el acuerdo alcanzado con la representación de los trabajadores sobre el convenio colectivo, lo que ha permitido mejorar la competitividad de las plantas españolas. Hay que tener en cuenta además que las factorías españolas han destacado siempre por estar entre las más competitivas del Grupo, con una alta calidad y productividad, así como por su capacidad por situarse a la vanguardia de la innovación y por contar con empleados altamente motivados. Todos estos factores han contribuido para que el Grupo Renault haya vuelto a confiar en ellas para estas importantes adjudicaciones de este nuevo Plan Industrial.