Los fundadores de Codere, la familia Martínez Sampedro, disparan al sheriff de Houlihan Lokey en España, Manuel Martínez Fidalgo, la persona que más experiencia acumula en procesos de reestructuración de grandes compañías españolas en lo que va de siglo.

Los hermanos José Antonio y Luis Javier Martínez Sampedro, que libran una batalla sin cuartel contra los fondos que hace más de tres años tomaron el control de la multinacional española de juego retirándoles de sus puestos de presidente y vicepresidente, han requerido a Codere información sobre las retribuciones percibidas por Martínez Fidalgo.

También cuestionan que este pueda ser al mismo tiempo consejero y asesor de la compañía, como jefe en España de Houlihan Lokey, la firma estadounidense especializada en reestructuraciones empresariales y financieras.

Codere incorporó a Martínez Fidalgo como miembro del consejo de administración en el año 2016, en representación de los fondos estadounidenses Abrams Capital Management, M&G Investments, y SilverPoint.

Los fundadores de Codere consideran que Martínez Fidalgo incurre en conflicto de interés

Los Martínez Sampedro sostienen que los fondos, que suman más del 50% del capital de Codere, han actuado de forma concertada, por lo que tendrían que lanzar una OPA por el 100% de la compañía al superar el 30%, umbral a partir del cual es obligada la presentación de una oferta por la totalidad del capital.

En la Junta de Accionistas celebrada por Codere el pasado 22 de junio, los Martínez Sampedro, que mantienen aún el 14% de las acciones de la compañía, advirtieron que se les está negando acceso a información solicitada, entre otras "todas las relativas a los conflictos de interés del consejero Martínez Fidalgo".

Unos días antes, los fundadores de la multinacional española requirieron por conducto oficial a Codere información precisa sobre los importes pagados a Houlihan Lokey en el año 2020; informe sobre el cumplimiento, o no, de Martínez Fidalgo de su deber de lealtad con la compañía por no haber solicitado autorización a la Junta General para ser remunerado a la vez por la Sociedad como consejero y por el asesor de Houlihan Lokey.

Houlihan Lokey abrió oficina en Madrid en 2013 al calor del reguero de quiebras que dejó en España la crisis económica

Además exigieron información sobre los conflictos de interés en los que incurriría Martínez Fidalgo por su triple condición de miembro del consejo de administración de Codere, administrador de Codere Finance 2 UK, empleado de Houlihan Lokey y asesor de la empresa y de acreedores del grupo en otros asuntos.

De Martinsa Fadesa a Codere

El asturiano Manuel Martínez-Fidalgo Vázquez, nacido en 1975, Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Oviedo, Máster en Administración de Empresas (MBA) por la Universidad de Duke, ha participado en las mayores quiebras y reestructuraciones ocurridas en España desde la explosión de la burbuja inmobiliaria y durante la crisis económica posterior.

Martínez-Fidalgo se incorporó a Houlihan Lokey en 2003, habiendo trabajado antes en Deutsche Bank, Merril Lynch y Cajastur (actual Liberbank). La firma de servicios financieros y reestructuraciones estadounidense ha estado presente en las mayores reorganizaciones y suspensiones de pagos de los últimos años, desde Enron hasta Lehman Brothers.

Martínez-Fidalgo ha trabajado en los concursos de Martinsa Fadesa, Orizonia, Pescanova o Isolux

No ha habido quiebra, concurso o reestructuración relevante ocurrida en España en los últimos 15 años en los que no haya participado la firma estadounidense y Martínez-Fidalgo.

Houlihan Lokey, con más de medio siglo de historia, se estableció en Madrid en el año 2013, al calor del reguero de zombies empresariales que dejó pululando por España la crisis económica y financiera.

Martínez Fidalgo ha trabajado en transacciones, concursos y refinanciaciones como los de Martinsa Fadesa (la inmobiliaria que protagonizó en 2008 el mayor concurso de acreedores ocurrido en España, con un pasivo superior a los 7.000 millones de euros), Abengoa, DIA, Celsa, Eroski, Dinosol, Bodybel, Isolux, Riofisa, Panrico, Orizonia, Parmalat, Levantina, Pescanova... Todas ellas grandes compañías que han pasado por graves apuros financieros, asomándose al concurso, la liquidación o a una completa reorganización. También Codere.