La Liga ha contratado por 100.000 euros un informe para conocer la huella medioambiental de sus clubes, ha informado David Baixauli, responsable del área de Responsabilidad Social Corporativa de la patronal del fútbol español.

Baixauli ha hecho el anuncio tras reconocer que que la cuestión medioambiental es un área sobre la que la política medioambiental del fútbol español es todavía "incipiente" y tras dejar claro que la cifra de los 100.000 euros es una cantidad "simbólica" parte de un "proyecto global" para aleccionar a los clubes en la materia. "Antes de iniciar políticas en este sentido, tenemos que hacer una foto fija de cómo estamos para poder orientar a los clubes en materia de acción, gestión energética, comunicación y prescripción sobre la cuestión medioambiental", ha señalado Baixauli.

En la misma línea, ha apuntado que eventos futbolísticos de relevancia, como finales de torneos internacionales, alcanzan el impacto ambiental equivalente al de 70.000 viviendas europeas medias en un año, y ha reconocido que no existen datos del impacto ambiental del fútbol español, pese a que mueve 14 millones de personas cada año que consumen, muchas de ellas, botellas de plástico.

Ello, además, en un contexto marcado por la reciente COP25 en Madrid y lo debatido foros internacionales del más alto nivel como el celebrado recientemente en Davos, que apuntan a un creciente peso de la cuestión medioambiental en los indicadores internacionales de desarrollo económico, por lo general centrados hasta ahora en el PIB.

72 millones en RSC

Baixauli ha hecho el anuncio a la vez que informado sobre la cifra destinada por La Liga a Responsabilidad Social Corporativa: 72 millones en la temporada 2018/2019 frente a los 9 de la temporada 2014-2015.

El desglose del gasto en RSC ha sido el siguiente: 79,5% en "participación activa de la comunidad" (y de ellos, un 31,6% en "desarrollo del fútbol base y aficionados", 21,9% en "cobertura social y contribución a la actividad de deportistas de alto nivel", 15,1% en "fomento del movimiento asociativo") y 10,9% en "protección social del fútbol asociado"), 6,8% en "generación de riqueza e ingresos", 6% en "prácticas justas de operación" (lucha contra la piratería), 2,8% en "derechos humanos", 2,1% en "igualdad de género e inclusión social", 1,3% en "prácticas laborales", 1,2% en "gobernanza de la organización" y un 0,5% en "educación y cultura".

De ellos, la parte mayoritaria en participación activa de la comunidad responde a obligaciones del Real Decreto que regula el negocio de La Liga, el cual facturó 1.865 millones en la temporada 2018-2019.