El Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona ha estimado parcialmente la demanda colectiva interpuesta por Asufin contra Caixabank, declarando la nulidad de las cláusulas multidivisa que contenían las hipotecas comercializadas por Barclays y que Caixabank heredó y condenando al banco a eliminarlas de sus contratos.

Esto obligaría al banco a restituir de oficio las cantidades pagadas de más, sin que los afectados tuviesen que litigar ni personarse en sus oficinas.

En su fallo, el Juzgado aprecia en dichas cláusulas una falta de transparencia que resulta "abusiva", ya que provoca "un grave desequilibrio, en contra de las exigencias de la buena fe", puesto que los consumidores desconocían los "graves riesgos" que entrañaba la contratación del préstamo hipotecario multidivisa y, por tanto, no pudieron comparar esa oferta con las de otros préstamos en euros en los que no concurrían dichos riesgos.

Asimismo, considera que la citada abusividad también agrava la situación jurídica del usuario, puesto que ignora el riesgo de infra-garantía para el caso de depreciación del euro frente a la divisa en que se denominó el préstamo.

La sentencia no es firme, sino que contra ella cabe interponer recurso de apelación en los 20 días siguientes a su notificación.

Asufin ha celebrado que este fallo obliga a recalcular el préstamo a euros y a restituir de oficio las cantidades pagadas de más, sin que el afectado tenga que litigar ni personarse en su oficina.

Según las estimaciones de la asociación, se han suscrito 1.450 millones de euros en divisa foránea con un perjuicio individual de 60.000 euros de media.

La presidenta de Asufin, Patricia Suárez, ha afirmado que la sentencia es "muy representativa de lo que supuso la crisis financiera de la década anterior, cuando las entidades bancarias colocaron multitud de productos tóxicos que en tribunales se han demostrado altamente lesivos para los consumidores financieros", recordando que los pleitos por cláusulas abusivas bancarias se fallan a favor del cliente en un 97% de los casos.

Esta es la tercera demanda colectiva interpuesta por Asufin contra las cláusulas multidivisa. Tras la de Barclays, interpuesta en el año 2017, quedan por conocerse las sentencias de Bankinter y Banco Popular, interpuestas en el año 2016.

Desaparición de líbor

En otro orden de cosas, Asufin recuerda que ha denunciado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España que una decena de entidades con hipotecas multidivisa sigue sin informar a sus clientes sobre las consecuencias de la casi segura desaparición del líbor el próximo 31 de diciembre.

Esta circunstancia, según Asufin, "podría abrir un nuevo frente judicial porque la mayoría de las escrituras contienen cláusulas de respaldo que podrían ser abusivas".

Pese a que la CNMV recomendó el pasado 13 de enero a las entidades expuestas que adoptaran "medidas para gestionar de manera adecuada la transición", a la asociación le consta que ninguna entidad ha emitido un comunicado a sus clientes para informarles de la desaparición del líbor y, en su caso, de la tasa de referencia que se aplicaría en su hipoteca como alternativa.