"Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio". Así reza el artículo 31 de la Constitución española, por el que todos tenemos la obligación de pagar los impuestos en España.

El pago de impuestos es precisamente lo que permite financiar las necesidades comunes, de forma que, tal y como explica la Agencia Tributaria, los impuestos “son el 'precio' que se paga por los bienes y servicios públicos. Además, teóricamente permiten que exista una mayor igualdad de renta y riqueza entre los ciudadanos.

No pagarlos perjudica a todos los ciudadanos y supone una injusticia porque los defraudadores usan los bienes y servicios públicos igual que el resto de los ciudadanos, pero sin haber aportado el dinero que les correspondía entregar para pagarlos. Y si el que defrauda es un inspector de Hacienda que ha dedicado al menos parte de su vida a perseguir a los defraudadores, el tema es mucho más grave.

En los últimos años han salido a la luz numerosos casos de corrupción y de fraude en los que se han visto implicados empresarios, políticos, personajes del mundo de la cultura y algún inspector de Hacienda. En concreto, cinco personas que se prepararon las oposiciones para dedicarse a esta labor pública se han visto involucradas en algún tipo de fraude.

El último en sumarse a la lista ha sido José María Aznar por utilizar una sociedad para tributar sus actividades profesionales

El último en sumarse a la lista ha sido el expresidente José María Aznar, multado por la Agencia Tributaria por utilizar la sociedad Famaztella, creada junto a su mujer Ana Botella, para pagar menos impuestos por sus actividades profesionales con el objetivo de tributar a través del Impuesto de Sociedades y no a través del IRPF, según publicó esta semana el diario digital OK.

En concreto, la Agencia Tributaria le impuso una multa de 70.000 euros y una liquidación de casi 200.000 euros  por la inspección abierta en el año 2014 sobre los ejercicios fiscales 2011 y 2012. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha confirmado la multa escudándose en que no puede hablar de contribuyentes concretos.

Otros tres inspectores se han visto involucrados en el caso de las ‘tarjetas black’, las polémicas tarjetas opacas de Caja Madrid que usaron los consejeros para gastos personales de cientos de miles de euros con cargo a las cuentas de la caja y, supuestamente, sin declararlos a Hacienda.

Blesa y Rodríguez Ponga tenían 'tarjetas black'

Este es el caso del que fuera presidente de la caja Miguel Blesa y del exsecretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga. José María Buenaventura Zabala, jefe de gabinete del actual secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, también tuvo una tarjeta black. Los tres son inspectores de Hacienda por oposición.

El quinto de la lista es Ramón Blanco Balín, la persona que se encargaba de administrador de dos empresas panameñas de Alberto Cortina: Dorset Group Corporation y Northcroft Trading. Según la documentación publicada por La Sexta y El Confidencial, Alberto Cortina canalizó varias inversiones internacionales a través de estas dos sociedades.