La Oficina de Prospectiva que creó el Gobierno en enero del año pasado para que alrededor de un centenar de economistas y expertos le asesoraran sobre los grandes cambios que necesita el país, bajo la dirección de Iván Redondo y Diego Rubio, está ultimando los primeros informes que presentará a la opinión pública a partir de marzo.

Según ha podido saber Vozpópuli de fuentes cercanas a Moncloa, el equipo de la Oficina de Prospectiva que dirige Redondo está dándole un repaso final a los informes, que tendrán que contar también con el visto bueno de los expertos. Estos pactaron con el Ejecutivo al comenzar a trabajar que tendrían la potestad de revisar los documentos finales antes de que vieran la luz.

Inicialmente, el Ejecutivo tenía previsto presentar los primeros documentos después del verano de 2020 (pidió un primer borrador para el mes de julio), pero los retrasos en el proceso han obligado a posponer esta labor hasta ahora, momento en que el Gobierno está revisando unos siete documentos sobre distintas temáticas. Probablemente, cuando se presenten, el Ejecutivo opte por incluir en la foto a los expertos participantes.

Quiénes son los 'gurús' de Redondo

La Oficina está contando con el trabajo de alrededor de cien economistas, sociólogos, politólogos y expertos que están elaborando informes sobre diez temáticas importantes, entre las que figuran el medioambiente, las pensiones, la gobernanza, la ciberseguridad, el envejecimiento o el mercado laboral. Su objetivo es sintetizar las reformas que necesita España de aquí a 2050 para mejorar como país.

Su colaboración es desinteresada y gratuita, similar a la que hacen en su día a día. Entre los miembros figuran rostros conocidos como Toni Roldán, exdiputado de Ciudadanos; Rafael Doménech, director de análisis económico de BBVA Research; José Antonio Herce, economista y profesor de la Universidad Complutense de Madrid; Ángel de la Fuente, presidente de Fedea; o Florentino Felgeroso, profesor de la Universidad de Oviedo e investigador de Fedea, entre otros.

Uno de los informes más controvertidos de estos expertos será el de la reforma de las pensiones, ya que la mayoría de ellos consideran que la Comisión del Pacto de Toledo se ha quedado corta en sus recomendaciones para poder garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social.

Sus autores aguardan para saber si Moncloa da el visto bueno a sus recomendaciones o si, por el contrario, prefiere censurar parte del texto.

Intención de que se consolide

El objetivo de Moncloa es que esta Oficina se consolide y siga trabajando en el futuro, asesorando sobre reformas, independientemente del color del Gobierno.

Se trata de la primera Oficina de Prospectiva que se crea en España desde que, en 1982, Felipe González eliminó el Instituto Nacional de Prospectiva que había creado Adolfo Suárez, y es similar a la que existe en otros países, pero no comparable a los grupos de asesoramiento que han constituido ahora los gobiernos europeos para diseñar una estrategia de salida a la crisis del coronavirus. 

La Oficina de Redondo no tiene nada que ver con el conjunto de asesores que ha reunido la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, provenientes en su mayoría del mundo académico, para consensuar qué medidas a muy corto plazo necesita España para definir la salida de la crisis de la covid-19.

Entre los temas que analizan con la vicepresidenta está la conveniencia de derogar o no la reforma laboral en el contexto actual, la prórroga de los ERTE, medidas nuevas que se pueden aprobar en los próximos meses, planes de contingencia por si se tensiona la prima de riesgo por el aumento de la deuda pública, etcétera.

La misión de estos últimos sí es determinar las políticas del Gobierno a corto plazo, a diferencia de los primeros, que hacen recomendaciones genéricas que podrían hacerle a cualquier Ejecutivo.