El Instituto Nacional de Estadística (INE) sabrá cuáles son todos los movimientos de los españoles gracias a la información de sus teléfonos móviles. El rastreo de los dispositivos será durante cuatro días laborables de noviembre, un domingo y tres días de vacaciones, según ha confirmado el INE a ‘El País’.

A pesar de la intromisión a la intimidad que supone este seguimiento de las terminales, los datos serán totalmente anónimos gracias a un acuerdo pionero que se hizo en Europa con las tres principales operadoras. Esto hará que el instituto estadístico reciba las posiciones de los números pero no los nombres de los titulares de las líneas.

La información obtenida servirá para averiguar cuáles son los desplazamientos habituales de la población y, por tanto, dónde se deben prestar los servicios públicos y reforzar las infraestructuras. También se sabrá a dónde van los españoles de vacaciones dentro del territorio nacional. La operación empezará en tres semanas.