Inditex está preparando ya las medidas que implantará para cuando vuelvan a abrir sus tiendas no solo en España, sino en toda Europa. Zara, Stradivarius, Bershka o Massimo Dutti tienen la persiana bajada desde mediados en marzo en nuestro país y, aunque en algunos países como Alemania ya han empezado a abrir, en el resto de Europa la situación es parecida. Por eso, el gigante textil está trabajando en un plan de reapertura de tiendas para todo el continente, que pactará con los sindicatos en cada país.

En este sentido, el plan que está dibujando Inditex, al que ha tenido acceso este periódico, tiene como objetivo ser adaptado y acordado con la representación legal de los trabajadores; esto se suma, además, a que tendrá que atender a las especificidades de cada mercado y las limitaciones que imponga cada Gobierno o comunidad autónoma.

Así las cosas, la compañía que dirige Pablo Isla ha presentado su plan al Comité de Empresa Europeo. Ahora, las discrepancias locales, si las hubiera, pasarán por los comités de seguridad y salud. "Todavía estamos estudiando las medidas, pero no descartamos plantear medidas más concretas o claras sobre elementos como los probadores", cuentan fuentes sindicales.

En el plan de Inditex, la compañía se propone, entre otras cosas, la aplicación de medidas específicas para las tiendas que puedan abrir o mantener información constante hacia los empleados sobre las medidas generales de reducción de exposición a la Covid-19 indicadas en los protocolos corporativos y en los Decretos del Ministerio de Sanidad y otras autoridades locales. Además, la empresa apunta a la creación o consolidación del comité de Gestión de la Emergencia liderado por el director de la cadena/filial, el director de recursos humanos y el responsable de seguridad y salud.

Control de temperatura

Entre las medidas propuestas por el gigante textil, destaca que, antes de acudir a su centro de trabajo, todos los trabajadores tendrán que realizar un control de temperatura diario. En caso de que sea superior a 37,5 grados, explica el plan, no acudirá a la tienda y se pondrá en contacto con un teléfono habilitado para ello. Además, explica la compañía, los trabajadores que hayan pasado la enfermedad, con pruebas microbiológicas negativas o test serológicos realizados, se podrán incorporar pero contactarán previamente con el mismo teléfono.

Por otra parte, los trabajadores sensibles serán informados que en una fase inicial -con su duración aún por determinar- no se reincorporarán. Asimismo, cuando las tiendas de Inditex abran, y si el plan sale adelante, los trabajadores llevarán de forma obligatoria de mascarilla protectora y guantes de un único uso. Además, las tienda dispondrán de gel alcohólico en todas las zonas (entrada, almacén, probadores...).

Con todo, estas medidas, de salir adelante, estarán supeditadas además a las que pongan en marcha las autoridades cada territorio, por ejemplo, en materia de aforo o en limitar las aperturas a un número determinado de metros cuadrados.

Caída del ventas del 70%

En esta línea, la patronal del texti, Acotex, enviaba este jueves un comunicado reclamando recibir un protocolo con las medidas sanitarias necesarias que garanticen la seguridad de los clientes y de los trabajadores de las tiendas antes de abrir. “El Gobierno tiene que tener previsto proporcionar a los establecimientos desinfectantes y medios de protección tanto para nuestro personal como para garantizar que nuestros productos”.

Asimismo, desde Acotex reclaman un paquete de medidas y ayudas para afrontar la apertura de sus negocios cuando se supere la crisis sanitaria. “Las medidas anunciadas son insuficientes y no están llegando las ayudas”, explica Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.

Del mismo modo, reclaman un escalado en las rentas de sus alquileres y pagos de impuestos y tasas, al menos hasta fin de año. Según los cálculos de la patronal, en el primer mes de apertura las tiendas facturarán un 70% menos respecto al mismo período del año anterior; un 60% menos , el segundo mes y sólo llegarán a alcanzar el 50% de sus ventas los meses posteriores hasta que se recuperen.