Inditex abrirá varias de sus tiendas con cita previa desde este mismo jueves, según ha podido saber Vozpópuli. La compañía ha tomado esta decisión para poder ir levantando la persiana de algunos de sus locales ya en la fase 0, la actual, y para preparar sus tiendas para la siguiente fase.

Tal y como ordenó el Gobierno, los locales que abren en esta fase no pueden tener una superficie mayor de 400 metros cuadrados, y el sistema de cita previa es imprescindible para garantizar la permanencia en el interior del establecimiento de un único cliente por cada trabajador; en este sentido, no puede haber zonas de espera en el interior del local.

El gigante textil, cuyos locales han permanecido cerrados desde que se declaró el estado de alarma, pretende así poder abrir algunas de sus tiendas más pequeñas, ubicadas en diferentes provincias. En concreto, sobre la mesa está ya la apertura de una tienda de Stradivarius en Madrid y otra en Pontevedra, una de Zara en Las Palmas, varios locales de Kiddy's Class en Andalucía y otras dos tiendas de Zara en A Coruña y Santiago, además de un Lefties en Ourense, y se irán sumando más locales en las próximas horas y a lo largo del fin de semana.

De momento, confirman a este periódico fuentes conocedoras del plan, la idea es poner un teléfono en el escaparate para que los clientes puedan llamar y solicitar su cita.

La intención de Inditex es tener ya estas tiendas listas para la fase 1, en la que, si la provincia en cuestión cumple las condiciones, entraría el mismo lunes 11 de mayo. En esta fase, la limitación de 400 metros cuadrados se mantiene y la diferencia es que la atención al público se produce con una limitación de aforo del 30%, en lugar de con cita previa.

Sin noticias de un ERTE

Inditex es la única gran compañía del sector textil que aún no ha aprobado un ERTE para sus empleados con motivo del coronavirus y, según las informaciones que manejan los sindicatos, no tiene previsto hacerlo ya, pese a que la mayoría de sus tiendas no puedan abrir hasta la fase 2, cuando se levanta la limitación por meros cuadrados.

En este sentido, y aunque la cadena solo descartó oficialmente el ERTE para abril y comentó que estudiaría más adelante posibles medidas según cómo fueran activándose las tiendas, los representantes de los trabajadores descartan ya el expediente.

Así, los empleados irán reincorporándose a sus puestos a lo largo de la semana que viene y la siguiente pese a que los locales estén cerrados, para preparar las tiendas para la apertura. Hasta ahora, la cadena ha mantenido en casa a sus trabajadores con permisos retribuidos.