El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha echado por tierra el lamento del independentismo catalán de la existencia de un déficit crónico de inversión estatal en Cataluña con un informe presentado esta mañana por el presidente del organismo, José Luis Feito. "No existe rastro de ese déficit ni en Cataluña ni en cualquier otra Comunidad Autónoma", ha subrayado.

Cataluña tiene alrededor del 24,7% del stock total de capital público del Estado de ferrocarriles; el 19% del stock en aeropuertos; el 16% del de puertos; y el 13,2% del de carreteras, según el informe del IEE, titulado La inversión del Estado en infraestructuras de transporte en Cataluña y otras CCAA.

"Es habitual que existan tensiones entre los estados regionales o Comunidades en todos los Estados", ha indicado José Luis Feito. "Lo peculiar en el caso de España es la idea de que el Estado central ha asfixiado a Cataluña y que una manera de hacerlo ha sido a través de la inversión en infraestructuras; el ascenso al Gobierno catalán de partidos independentistas emplea estas ideas como una justificación para dicho independentismo".

Hubiera sido deseable menor inversión en AVE y más en transporte ferroviario de mercancías

El presidente del IEE ha explicado que para analizar si existe tal déficit es necesario medir el esfuerzo inversor acumulado del Estado en infraestructura de transporte en Cataluña en relación con el total, y también, comparar esa cifra con la resultante del cálculo de indicadores que determinen lo que el Estado debería invertir relativamente en cada Comunidad Autónoma.

La variable que mide mejor ese esfuerzo inversor relativo del Estado en una Comunidad Autónoma es la proporción del stock total de capital estatal en infraestructuras de transporte correspondiente a dicha Comunidad en el momento actual. Para elaborar ese indicador es necesario emplear otras variables, como los pesos relativos que, respectivamente, representan el PIB, la población y el territorio de la Comunidad Autónoma en los mismos factores a nivel país.

De acuerdo a los datos empleados por el IEE, el stock de capital público en Cataluña en proporción al stock público total es del 13,2% en carreteras (en Madrid es del 6,5%; en Andalucía del 16%; en País Vasco del 6%); del 24,7% en ferrocarril (del 19,8% en Madrid; del 12,5% en Andalucía; del 3,7% en País Vasco); del 19% en aeropuertos (35% en Madrid; 12% en Andalucía; 2% en País Vasco); y del 16% en puertos (del 19,8% en Andalucía; del 9,7% en País Vasco).

"La inversión en infraestructuras en Cataluña es adecuada, pero eso no significa que sea suficiente", dice Feito

La combinación de los datos empleados "muestran que el esfuerzo inversor acumulado del Estado en infraestructuras de transporte en Cataluña se corresponde adecuadamente (y mejor que en casi todas las demás Comunidades Autónomas) con la proporción que representa Cataluña del conjunto del PIB, la población y el territorio del país", concluye el informe del IEE. 

El informe del IEE se refiere también a otro estudio de la Cámara de Comercio de Barcelona (2014) y a uno más de BBVA-IVIE (2015), según los cuales el stock de infraestructuras en Cataluña en relación con el stock total alcanza una cifra entre el 14% y el 15%. Se trata de una proporción adecuada, señala el documento del IEE, "para una comunidad que representa algo menos del 19% del PIB nacional, el 16% de la población y el 6,3% del territorio del país.

"La inversión en infraestructuras en Cataluña es adecuada, pero eso no significa que sea suficiente, no significa que esa Comunidad tenga muchos proyectos de inversión necesarios", ha apuntado José Luis Feito. "En mi opinión todas las comunidades españolas tienen unos parámetros adecuados de inversión, pero eso no significa que no requieran más. La caída de la inversión pública en infraestructura de transporte por la crisis ha sido brutal".

Inversión excesiva en AVE

"Se ha invertido en exceso, en todas las Comunidades Autónomas en trenes AVE", ha destacado Feito. "Habría sido más deseable mayor inversión en red ferroviaria de transporte de mercancías, por ejemplo", ha añadido.

"Se ha invertido en exceso en autovías y menos de lo deseable en la red secundaria de carreteras", señala el informe del IEE. El organismo atribuye esto último, en parte, a los fondos europeos. "Sobre todo, se gasta en exceso en el mantenimiento de las autovías por no querer imponer peajes que, al menos, cubran dichos gastos de mantenimiento y conservación, como ocurre en los países de nuestro entorno".