IE University ha demandado a la promotora Espacio Caleido, del Grupo Villar Mir, por retrasos en la construcción de su nueva sede en Madrid, en Torre Caleido, el rascacielos construido por la empresa española junto con el grupo Emperador Properties, del empresario filipino Andrew L. Tan.

La demanda, de acuerdo a las fuentes consultadas, ha sido admitida a trámite y en la misma el IE reclama al grupo de los Villar Mir algo menos de un millón de euros. El antiguo Instituto de Empresa expone que los retrasos le han supuesto mayores costes al tener que haber buscado otros alojamientos para sus clases o pagos debidos a proveedores.

La escuela de negocios no ha querido hacer declaraciones; la inmobiliaria española solo ha respondido a este periódico -no se hacen comentarios- dos semanas después de que recibiera la consulta al respecto, tras haber facilitado a determinados medios un tour por la nueva torre ocultando la existencia de la demanda.

La promotora de los Villar Mir preveía terminar las obras de la torre durante el segundo trimestre de 2020

La promotora Espacio Caleido acaba de terminar las obras de la conocida también como Quinta Torre, aunque estaba previsto que estar finalizaran en el segundo trimestre de 2020. El rascacielos tiene forma de T invertida, con una torre de 180 metros de altura y 35 plantas que alberga el campus de IE, y una segunda edificación en horizontal en la que Grupo Quirón Salud gestionará un centro de medicina deportiva.

Como ha publicado esta semana Vozpópuli, la familia Villar Mir ha conseguido amparo judicial para homologar un acuerdo de refinanciación con Arbor Investments, hedge fund que prestó 46 millones para financiar la construcción de la torre, y prorrogar los vencimientos de deuda firmados anteriormente y que marcaban como fecha de vencimiento el pasado mes de abril.

De acuerdo a las últimas cuentas de Espacio Caleido a las que este diario ha podido acceder a través de Insight View, las del ejercicio 2019, la sociedad terminó ese año con un fondo de maniobra negativo por importe de 84,4 millones de euros, lo que pone en duda su viabilidad. Sin embargo, los socios de la promotora manifestaron su intención de seguir aportando apoyo financiero siguiendo el principio de empresa en funcionamiento.

Según las mismas cuentas, la compañía firmó en 2016 los contratos para alquilar durante 20 años las superficies del inmueble a IE y el grupo Quirón. En estas cuentas de 2019, firmadas por los consejeros en agosto de 2020, estaba previsto que las obras terminaran en el segundo trimestre del pasado año.