La aerolínea española Iberia asegura que ha cumplido con la normativa europea al informar a todos sus clientes de sus derechos ante los vuelos cancelados por la crisis del coronavirus. Responde así a las acusaciones del Ministerio de Consumo, que este lunes anunció que denunciará a esta compañía y otras 16 más por "prácticas comerciales desleales" al ofrecer alternativas sustitutivas al reembolso del billete, como los 'bonos', sin dar la opción de ejercer el derecho a la devolución. 

Las 17 aerolíneas denunciadas por el Ministerio de Consumo son Air Europa, Air France, Binter Canarias, EasyJet, Eurowings, Iberia (Iberia Express y Air Nostrum), Jet 2, KLM, Latam Airlines, Lufthansa, Ryanair, Scandinavian Airlines (SAS), Transavia, Thomson Airways (TUI), United Airlines, Volotea y Wizzair.

"El hecho de encontrarnos en la peor crisis humanitaria, sociosanitaria y económica de los últimos 70 años y ante la peor crisis en la historia de la aviación por causa de la covid-19, no ha supuesto excepción o relajamiento alguno de este compromiso. Más bien al contrario (...) hemos adaptado rápidamente nuestros procedimientos, a pesar de que nuestros recursos se han visto seriamente afectados, todo ello a efectos de mantener a nuestros clientes debidamente informados", explica Iberia en un comunicado.

En este sentido, Iberia e Iberia Express aseguran que no sólo han "avisado con toda la antelación posible a aquellos pasajeros cuyos vuelos se tenían que cancelar con motivo de las medidas antes mencionadas", sino que también han "informado de las alternativas que tenían a su disposición conforme a dicha normativa, incluyendo el reembolso a través de sus diversas modalidades". 

"Perplejos"

La compañía aérea dirigida por Luis Gallego asegura estar "perpleja" por la iniciativa presuntamente emprendida por el Ministerio de Consumo "donde se vierten serias acusaciones contra empresas como Iberia e Iberia Express, cuando precisamente llevamos meses dando ejemplo de compromiso con el país, la sociedad, los clientes y nuestros propios empleados, en el peor escenario al que nos hemos enfrentado nunca".

Iberia asegura que "estas acusaciones están teniendo unos efectos muy perjudiciales para las compañías, tanto para su reputación como para su la situación económica y las posibilidades de superar la parálisis actual".

Además, recuerda su cooperación con el Gobierno durante toda la crisis sanitaria: "Hemos mantenido una conectividad básica en nuestro país, dando servicio a los territorios peor conectados, como las islas, pese a llevar los vuelos prácticamente vacíos y perdiendo dinero en cada uno de ellos.

También destaca sus servicios al país con "80 vuelos con material sanitario desde China y unos 40 vuelos especiales para repatriar en torno a 10.000 personas, sin obtener ningún beneficio económico de ello y con un enorme esfuerzo personal por parte de todos los empleados involucrados".