Entre el 14 y 19 de febrero, Estados Unidos vivió su particular 'Filomena'. La ola de frío que azotó el sur del país, principalmente al Estado de Texas, provocó el caos en su sistema energético. Una crisis que está siendo investigada por el Gobierno estadounidense para desvelar el comportamiento del sector y de sus representantes, donde aparecen empresas españolas con actividad en la región como Iberdrola y Acciona.

La Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) de Estados Unidos y la Corporación de Confiabilidad Eléctrica de América del Norte (NERC) tienen abiertas tres investigaciones independientes sobre esta ola de frío extremo que dio lugar a la pérdida del 47% de la capacidad de generación en Texas. Unos procesos abiertos que ha detallado este miércoles Iberdrola a sus inversores durante la presentación de sus resultados trimestrales.

Las investigaciones se centran en el funcionamiento del sistema de energía general, la actividad en el mercado mayorista de gas natural y electricidad, y los riesgos asociados con el cambio climático y las condiciones meteorológicas extremas. "Los resultados de estas investigaciones podrían incluir desde recomendaciones sobre medidas de acondicionamiento para el invierno en las instalaciones hasta posibles normativas obligatorias", explica Iberdrola a sus inversores.

Tanto Acciona como el propio Iberdrola han insistido durante estos meses que sus instalaciones en esta ola de frío en Texas funcionaron con normalidad e incluso vertieron a la red más de lo previsto porque así lo requirió el sistema. Otros representantes del sector que se vieron afectados por este estrés del mercado fueron compañías como Total, CLH, BP o EIT InnoEnergy.

Por su parte, Enagás, que tiene actividad en la región a través de su filial Tellgas, es propietaria de tres gasoductos interestatales regulados por la Federal Energy Regulatory Commission (FERC), de gasoductos de extracción de gas y un oleoducto. Una actividad que le ofrece un papel de transportista y no de comercializador con esta crisis.

Vigilancia del mercado

La Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) arrancó el pasado mes de febrero a través de su Oficina de Cumplimiento un examen sobre la actividad del mercado mayorista de gas natural y electricidad durante el clima extremadamente frío. Su objetivo era determinar si algún participante del mercado participó en la manipulación del mercado u otras violaciones.

De momento, esta comisión no ha notificado ninguna novedad sobre esta investigación. "Si la Oficina de Cumplimiento encuentra alguna infracción potencial que pueda ser abordada bajo la autoridad legal de la FERC, perseguirá esos asuntos como investigaciones no públicas", detalla la Comisión Federal Reguladora de Energía.

Este proceso busca desvelar las interrupciones de la luz durante tramos de hasta una hora con temperaturas bajo cero en las ciudades más grandes, desde Houston hasta San Antonio. Además, el suministro de electricidad en el segundo Estado más grande de los EEUU llegó a registrar precios al contado por encima de los 9.000 dólares por megavatio hora, un aumento de 3.466% frente a un día medio.

La FERC se emplea como parte de la vigilancia continua de la División de Análisis y Vigilancia (DAS) del comportamiento de los participantes del mercado en los mercados mayoristas de gas natural y electricidad. "A lo largo de este proceso, la Oficina de Cumplimiento trabajará con los socios federales de FERC según sea necesario y apropiado", añaden desde el organismo.

Una actividad similar al que realizar en España la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC). En su caso, durante el temporal Filomena, descartó desde un primer momento una distorsión de los precios de la electricidad durante el paso de la borrasca por la Península Ibérica que dejó abundante nieve y frío en el segundo fin de semana de enero y la semana posterior, aunque siguen vigilantes en materia de mercado eléctrico.