Hutchison Whampoa analizará con detenimiento la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea que desbloquea el cerrojo que en su día estableció la Comisión Europea para la compra de la filial de Telefónica en Reino Unido, O2, por parte de la compañía con base en Hong Kong. El Tribunal considera que no se debió impedir la adquisición.

"Hutchison acoge con satisfacción la sentencia que confirma la apelación del Grupo y anula la decisión de la Comisión Europea en 2016 de prohibir la fusión entre Three UK y O2 UK. Estudiaremos la compleja sentencia del Tribunal General en detalle y comentaremos más extensamente según corresponda a su debido tiempo", ha explicado la corporación asíática en un comunicado.

La operación estaba valorada en 13.000 millones de euros y fue prohibida por la comisaria europea de Competencia Margrethe Vestager. Precisamente Vestager es quien analiza ahora la fusión de O2 con Virgin Media en Reino Unido. Es el último paso que le falta a Telefónica para que la fusión al 50% sea una realidad.

Estudiaremos la compleja sentencia del Tribunal General en detalle y comentaremos más extensamente según corresponda a su debido tiempo"

En el comunicado, Hutchison Whampoa da un tirón de orejas a la Comisión Europea. "Lamentablemente, el enfoque de la Comisión ha actuado como freno o, en algunos casos, evitado, la consolidación vital de la industria en Europa, lo que habría dado como resultado nuevas inversiones, innovaciones y beneficios significativos para los consumidores y la industria europeos. Tras las conclusiones del Tribunal, la Comisión deberá revisar fundamentalmente su enfoque de las revisiones de fusiones en este sector clave".

La empresa hongkonesa argumentó en su apelación que el enfoque se guió por una visión errónea de que los mercados europeos de telecomunicaciones están mejor atendidos al tener un mínimo de cuatro operadores de redes móviles en cada miembro de la UE Estado.

Por último, añade que "este enfoque ignora las realidades del mercado, la clara evidencia de una exitosa consolidación del mercado en Europa y en todo el mundo, así como las eficiencias muy significativas en términos de una mayor inversión, mejoras en la red y beneficios para el consumidor que se pueden lograr con las fusiones móviles".   

4.500 millones de financiación

La operación de fusión de Telefónica en Reino Unido con Virgin fue anunciada hace unos días y servirá para que O2, hasta ahora centrada únicamente en la venta de líneas móviles, pueda ofrecer paquetes convergentes con contenido audiovisual. Esos dos negocios (fibra y contenidos) son en los que Virgin Media cuenta con músculo.

El operador español acaba de conseguir financiación para el proceso de fusión. Dispondrá un total de 4.500 millones de euros de varias entidades bancarias para llevarla a buen puerto. En concreto, serán 32 los bancos involucrados en los préstamos, entre ellos, Santander, BBVA, Caixabank o Bankia.