La compañía china de telefonía móvil Huawei penaliza a sus empleados chinos que hayan mantenido relaciones con occidentales, según adelanta este miércoles El Mundo en una investigación realizada junto a a The Daily Telegraph (Reino Unido), Republik (Suiza) y netzpolitik.org (Alemania), coordinados por The Signals Network.

Según la información publicada, algunos exempleados de la empresa asiática han denunciado la política de recursos humanos que mantiene respecto a las relaciones entre los ciudadanos chinos y los occidentales, siendo penalizado también el matrimonio entre ellos.

De hecho, el 'castigo' por casarse con europeos o por pedir la ciudadanía de la UE es el de abandonar Europa "lo antes posible". De no ser así, según lo explicado en la noticia, la compañía despediría al empleado que se haya saltado esa norma interna.

"Aquellos que hayan obtenido la residencia en un país de la UE, o cuyos cónyuges sean residentes permanentes de la UE, y aquellos que hayan solicitado voluntariamente la residencia permanente en la UE, deben salir de Europa lo antes posible", se indica en un documento de 2014 titulado 'Reglamento de gestión de asignaciones y movilidad para los expatriados chinos de la región de Europa occidental'. 

En el mismo texto se recoge que "si no se sigue la orden --de abandonar Europa--, la empresa finalizará su empleo". "Quienes se opongan a los traslados (y ya hayan obtenido la residencia en el extranjero o se hayan casado con alguien que sea local) habrán incumplido su contrato de trabajo y deberán renunciar a la empresa o su subsidiaria", especifica el documento de Huawei.

Respuesta de Huawei

Al preguntar a la empresa, los medios que han trabajado en la investigación han recibido versiones dispares. En España, la compañía ha indicado que "Huawei establece un periodo de tiempo de movilidad internacional -del cual los expatriados tienen pleno conocimiento-, que permite un flujo continuo de talento. Una vez finalizado el periodo de asignación, estos regresan a la compañía de origen. Si durante ese tiempo, algún expatriado elige solicitar la residencia permanente en el país local, eso corresponde al ámbito privado de esa persona".

Por su parte, Huawei en Reino Unido ha reconocido que se ha aplicado esa política interna en Europa, pero que "ya se ha abandonado", aunque sin especificar cuándo.