Dos noticias separadas por tan solo 72 horas de distancia han mostrado en los últimos días la fragilidad en la que vive el sector del turismo de lujo en Madrid. Por un lado, la reapertura del icónico Hotel Ritz por parte de Mandarin Oriental Hotel Group el pasado jueves tras experimentar la reforma más importante en sus 110 años de historia. Por otro, el ERE presentado por el Hotel Westin Palace que afectará a 152 de sus trabajadores, un 44% de su plantilla.

Y es que a pesar de la reapertura del Ritz, el turismo de lujo no consigue despegar. Solo están abiertos 14 de los 34 hoteles de cinco estrellas que hay en la capital, según datos de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) a los que ha tenido acceso Vozpópuli.

Esto supone que apenas un 41% de los hoteles de lujo en la capital están abiertos en estos momentos, con tasas de ocupación muy bajas, mientras el 59% permanecen cerrados y en el sector no se termina de ver con claridad el horizonte de la recuperación ante la lentitud en el proceso de vacunación y la incertidumbre sobre el levantamiento del estado de alarma y las restricciones de movilidad a partir del 9 de mayo.

"La reforma del Ritz nos va a permitir potenciar esa imagen de Madrid como un destino turístico de excelencia. Esto es un mensaje de Madrid al mundo: estamos vivimos, estamos aguantando la pandemia y sobre todo estamos trabajando para recuperar el futuro lo antes posible. Lo hacemos desde las instituciones pero también con la ayuda inestimable de la sociedad y las empresas", señaló el alcalde José Luis Martínez-Almeida durante la reapertura del Hotel Ritz.

Sin embargo, pese al optimismo suscitado por el regreso de un icono del turismo de lujo en Madrid, el sector hotelero, que representa el 7% del PIB de la Comunidad de Madrid y genera más de 185.000 empleos directos e indirectos, vive un escenario "realmente preocupante y dramático" según el último informe publicado por AEHM.

De acuerdo a los últimos datos publicados por Asociación de Empresarios Hoteleros en Madrid, a finales de 2020 el 70% de los hoteles en la región permanecían cerrados, con una fuerte caída de las reservas, una oferta hotelera que no alcanzaba el 45% y una media de ocupación que no ha superado el 20% en los establecimientos que permanecen abiertos.

Golpe al turismo de lujo en toda España

Tanto en Madrid como a nivel nacional el sector de los hoteles de lujo no termina de despegar y vive actualmente inmerso en luces y sombras respecto a su futuro. Según la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE), en febrero de este año, último mes del que se disponen datos oficiales, los hoteles de cinco estrellas que hay en toda España recibieron 76.231 viajeros y registraron 183.176 pernoctaciones, frente a los 523.369 viajeros y 993.998 pernoctaciones que tuvieron los hoteles de cuatro estrellas en el mismo mes y los 266.250 viajeros y 448.193 pernoctaciones de los alojamientos de tres estrellas.

Además, los hoteles de categoría cinco estrellas son los que más han caído en ingresos por habitación disponible, con una pérdida del 73% con respecto a febrero de 2020.

No obstante, dentro del sector hotelero nacional, los cinco estrellas son los que más pernoctaciones por persona tuvieron en febrero pasado (2,20, frente a las 1,90 de los cuatro estrellas y 1,83 en los de tres) y los que menos bajaron los precios de sus habitaciones con respecto al mismo mes del año anterior, un -15,07% con una tarifa media diaria de 149,51 euros.

El sector, en vilo ante el levantamiento de la alarma

Las perspectivas de recuperación en el sector se mantienen en el aire ante el paulatino incremento en la incidencia de contagios en los últimos días, la lentitud en el proceso de vacunación y el levantamiento del estado de alarma el próximo 9 de mayo.

Hay hoteles preparados para reabrir, pero lo que ocurra en las próximas dos semanas puede ser muy decisivo, señalan fuentes del sector hotelero de la Comunidad Valenciana. "Si se levanta el estado de alarma y los cierres perimetrales, ya hay empresas que están empezando a planificar aperturas, sí", indican las mismas fuentes.

"Vamos a ver cómo se puede reestablecer a partir del 9 de mayo el mercado nacional, sabemos que la demanda existe y es interesante. Y la gran incógnita es hasta dónde puede llegar la recuperación, porque dependemos mucho del mercado internacional. Si no recuperamos el mercado internacional es imposible llegar a ratios óptimos de recuperación", añaden las fuentes consultadas, deseosas de que la rueda del turismo comience a girar de nuevo después de un último año aciago para el sector.