Más movimientos en el mercado hotelero. Bankinter busca un comprador para el hotel Florida Norte de Madrid, propiedad del grupo Faranda, por alrededor de 90 millones de euros, según informan fuentes conocedoras de la operación a Vozpópuli. No obstante, las mismas fuentes comentan que el vendedor contempla una rebaja en el precio cercana al 15%, hasta los 75 millones.

Faranda es una cadena hotelera española con sede en Gijón (Asturias) y propiedad de la familia Fernández Hoyos. El grupo cuenta con 27 hoteles y más de 3.500 habitaciones en su porfolio, ocho de ellos en España y el resto en Latinoamérica. En concreto tiene presencia en Colombia, México, Panamá y Venezuela.

El hotel Florida Norte de Madrid fue inaugurado en abril de 1973 y es uno de los más emblemáticos de la cadena. Ubicado en el Paseo de la Florida, junto a la glorieta de San Vicente, cuenta con 400 habitaciones y llegó a contar con más de 150 trabajadores, aunque la plantilla se recortó años antes de la covid-19.

Este periódico ha contactado con Bankinter para obtener más información sobre la operación, pero desde la entidad financiera han declinado hacer comentarios. También ha intentado ponerse en contacto con los responsables del establecimiento, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

Fuentes consultadas por este medio informan de que la intervención de Bankinter puede estar vinculada con la ejecución de una deuda o préstamo del grupo hotelero, antes denominado Celuisma Hoteles. Otras fuentes del sector comentan que el grupo Faranda llevaba años intentando desprenderse del hotel o franquiciarlo con una marca internacional como Hilton, aunque este propósito nunca progresó.

A cierre de 2018, las últimas cuentas disponibles en el registro mercantil, la sociedad con la que el grupo gestiona el hotel -Hotel Florida Norte SL- acumulaba unos pasivos de 11,5 millones de euros. Ese año, la citada sociedad facturó 7,42 millones y ganó alrededor de 900.000 euros.

El Florida Norte, uno más en la lista

Previsiblemente, con la Covid-19 la situación del hotel no ha podido hacer otra cosa que empeorar. La crisis sanitaria ha arrasado con los viajes de negocios y de ocio, y cada vez son más las cadenas que ponen activos en venta para aumentar la liquidez y aguantar la 'tormenta'.

La consultora CBRE está detrás varias operaciones. Por un lado, la venta del hotel Tryp Barcelona Apolo, propiedad del fondo de inversión estadounidense Värde y la promotora Dospuntos por 90 millones. Este establecimiento está gestionado por Meliá en régimen de alquiler hasta diciembre de este año.

El propietario de la cadena Único Hotels, Pau Guardans Cambó, también ha puesto en venta, de la mano de CBRE, primero su hotel de lujo en Madrid y después el Grand Hotel Central de Barcelona, este último también por un precio aproximado de 90 millones de euros, tal y como adelantó Vozpópuli.

La misma consultora gestiona la venta de tres hoteles propiedad del gigante catalán Hotusa. Y otros grupos hoteleros, como Selenta o H10, también han puesto activos a la venta para aliviar los problemas de liquidez que les ha provocado la covid-19.

Amancio Ortega ha sido uno de los primeros empresarios en aprovechar las oportunidades que está dejando la pandemia. A través de su grupo inmobiliario Pontegadea, el magnate ha adquirido el hotel Senator Playaballena, ubicado en Rota (Cádiz) y con 324 habitaciones, por un importe aproximado de 25 millones de euros. Una cifra que fuentes del sector hotelero estiman que está por debajo del valor del activo hace un año.  

Gracias a estas rebajas, las consultoras prevén que la inversión hotelera recupere en 2021 la senda positiva de los años previos a la crisis sanitaria, cuando se alcanzaron máximos históricos. En 2020 la inversión hotelera cayó un 62% por el coronavirus y las operaciones sumaron algo menos de 1.000 millones de euros.