Los hosteleros vuelven al enfrentamiento con el Gobierno. La última recomendación aprobada por Sanidad y las comunidades ha supuesto un nuevo jarro de agua fría sobre el sector, que, con el paquete de ayudas sobre el sector aprobado, contaba con ir recuperando fuerza estos meses.

No obstante, este viernes la Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades y ciudades autónomas y el Ministerio de Sanidad, aprobó una actualización del llamado "semáforo de Sanidad" o "semáforo covid", que vuelve a poner a la hostelería en el foco.

En concreto, se trata de una actualización del documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19' que plantea la recomendación de cerrar el servicio interior en la restauración cuando las comunidades se encuentren en nivel de alerta alto o muy alto, es decir, con una incidencia superior a 150 y otros indicadores elevados como la ocupación hospitalaria.

Una recomendación que hoy, y según estos indicadores epidemiológicos, afectaría MadridCataluñaPaís VascoMelilla Ceuta en nivel alto de riesgo. "Rechazamos el aumento de las medidas que nos siguen criminalizando y poniendo el foco en el sector, pese a los datos que nos dan la razón", apunta el presidente de la patronal Hostelería de España, José Luis Yzuel, para quien las medidas "son medievales y nos arruinan".

Según el presidente de la asociación que representa a todos los bares y restaurantes españoles, las nuevas recomendaciones del Gobierno deberían ir encaminadas "a medidas tecnológicas que ayuden a resolver el problema". En concreto, Yzuel se refiere a medidas relacionadas con "el control de ambientes, filtros HEPA, ventilaciones forzadas...".

Los hosteleros implantan medidas

"Da lo mismo que sea un local en un sótano que en una primera planta, que puedas ventilar o no puedas hacerlo, da lo mismo: a todo el mundo se le arruina y se le criminaliza", reclama el presidente de Hostelería de España, que insiste: "No hay un informe serio de datos de calidad que diga que la hostelería es responsable de los contagios", continúa: "Lamentamos que Sanidad siga empecinada en no proponernos medidas que no sean medievales".

El pasado 9 de marzo, la plataforma Juntos por la Hostelería -formada por Fiab, Aecoc y Hostelería de España- envió una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresando la “preocupación por la culpabilización de la hostelería en la transmisión del Covid-19” e insistiendo en el posicionamiento del sector “en el centro de todas las restricciones y como única solución para la contención de la pandemia”.

"No hay un patrón en la relación entre las medidas restrictivas en la hostelería y la evolución de datos sanitarios", insiste la plataforma, que reclama que "en el momento actual con un alto nivel de fatiga pandémica por parte de la sociedad, no es adecuado endurecer las limitaciones en hostelería, abocando con ello a encuentros sociales en otros ámbitos incontrolados que observamos con preocupación".

Con todo, la pelota está en el tejado de las comunidades autónomas, puesto que serán las que, en último lugar, decidan qué medidas aplican y en qué momento.

Ayudas directas

 El Consejo de Ministros dio luz verde hace dos semanas al paquete de medidas para empresas y autónomos por valor de 11.000 millones de euros, de los que 7.000 se articularán en forma de ayudas directas.

Se trata, en concreto, de ayudas de entre 4.000 y 200.000 euros para aquellos empresarios que hayan sufrido caídas de más del 30% en sus ingresos, con el objetivo de que hagan frente al pago de gastos fijos y deudas con proveedores y acreedores. Un paquete de medidas aprobado por el Gobierno que da respuesta a la reclamación que los hosteleros vienen haciendo desde el comienzo de la pandemia, exigiendo estas ayudas directas para mantener en pie sus establecimientos.