Cuando falta cerca de un mes para que se cumpla un año del estallido de la pandemia, los despachos trabajan a contra reloj preparando las demandas más duras de la hostelería por los daños sufridos durante estos meses. En concreto, se marcan ya el 1 de marzo como límite para agrupar las reclamaciones de los hosteleros, que se dirigirán tanto contra el Gobierno como contra las comunidades autónomas.

"Estas reclamaciones son para pedir los daños y perjuicios causados a los establecimientos hosteleros con ocasión de las medidas sanitarias acordadas por el Gobierno y las comunidades autónomas durante el estado de alarma y la nueva normalidad", cuenta Cristina Llop, socia de Écija Abogados, el despacho aliado con la patronal Hostelería de España para tramitar este asunto. En base, las demandas se dirigirán a la pérdida de ingresos sufrida por los establecimientos en comparación con ejercicios previos.

Un trabajo minucioso y costoso que, cuenta Llop, requiere no solo de recibir la documentación contable de este ejercicio y los anteriores de cada establecimiento, sino de contactar con cada establecimiento para contabilizar y detallar qué otros gastos pueden incluirse.

"Se trata de hacer un traje a medida, más allá de que los argumentos sea semejantes. No todos han sufrido las mismas pérdidas y cuantificarlo es complicado", apunta Llop en conversación con Vozpópuli, que matiza: "Evidentemente van a ser reclamaciones millonarias". Entre los casos que están agrupando, "hay quien llama con pérdidas de 25.000 euros y otros con 800.000. El abanico es muy grande".

A la administración se le podrá exigir "todos aquellos daños y perjuicios que se hayan causado al negocio entendiendo por tales tanto el daño emergente como el lucro cesante, siempre y cuando podamos acreditarlo documentalmente y cuantificar el importe reclamado", detallan desde el despacho de abogados. Por eso, también las asociaciones territoriales presentarán sus demandas ante los tribunales.

Así, aunque este tipo de demandas se pueden poner dentro del año siguiente a la causación de los perjuicios -que todavía no han terminado- desde los despachos abogan por presentarlas "cuanto antes". "El procedimiento es muy largo y lo mejor es hacerlo ya", señala la socia de Écija, por lo que el aluvión de demandas más duras con el Gobierno y las comunidades se producirá el próximo mes.

En el caso de la 'guerra' iniciada por Hostelería de España en los tribunales, estas serán las primeras demandas que se dirigirán a pedir la compensación por los daños. Hasta ahora, también junto al despacho mencionado, se centraban en presentar recursos de oposición en las diferentes comunidades contra las medidas impuestas sobre bares y restaurantes, que consideraban "extremas frente a un sector que no es el principal responsable de la propagación".

Una causa ante el Supremo

A las demandas que están preparando las patronales se suma la que está liderando el despacho Cremades & Calvo-Sotelo, a la que ya se han sumado chefs de renombre como Elena Arzak o Mario Sandoval, como contó este periódico.

En este caso, se trata de agrupar las reclamaciones de más de 1.000 restaurantes, cafeterías, hoteles, bares y particulares que buscan obtener una compensación "para resarcir las pérdidas económicas de un sector tan estratégico para nuestro país desde una perspectiva social, industrial y cultural". El objetivo, presentarla como una única causa ante el Tribunal Supremo.  Según los cálculos del despacho, la cuantía a reclamar se mueve alrededor de los 62 millones de euros.

Al igual que las que preparan las patronales, esta demanda también se presentará en los próximos días, al tiempo que el despacho se ha marcado hasta el 14 de marzo como fecha límite para que se adhieran nuevos interesados.