La hostelería continúa trabajando en el aluvión de demandas contra el Gobierno y las comunidades autónomas por las pérdidas ocasionadas por los cierres en el primer estado de alarma. Con la fecha límite marcada en el próximo 1 de junio, los despachos de abogados trabajan a contrarreloj para agrupar la documentación y presentar sus demandas antes de esa fecha. En ello está la patronal Hostelería de España, que ha movilizado a sus socios para protestar por su caída de ingresos.

En concreto, según los datos facilitados por la patronal a Vozpópuli, Hostelería de España ha presentado ya más de 3.000 demandas individuales de hosteleros asociados, con el asesoramiento de despachos como Écija, Indemniza o Cremades.

Aunque han reclamado en algunas ocasiones por las restricciones horarias y de aforo en diferentes comunidades, las demandas presentadas hasta ahora se dirigen a la pérdida de ingresos sufrida por los establecimientos durante el primer estado de alarma en comparación con ejercicios previos, por lo que la mayor parte de la documentación se centra en las cuentas de cada establecimiento.

Según fuentes jurídicas encargadas de su elaboración, a la administración se le puede exigir "todos aquellos daños y perjuicios que se hayan causado al negocio entendiendo por tales tanto el daño emergente como el lucro cesante, siempre y cuando se pueda acreditar documentalmente y cuantificar el importe reclamado".

Se trata de "reclamaciones millonarias" que dependen de cada caso concreto y que van desde pérdidas de 25.000 euros hasta 800.000, dependiendo del tamaño y la facturación del negocio afectado. Además de Hostelería de España, la asociación mantiene contacto con patronales autonómicas, a través de las que canaliza las demandas de cada comunidad.

La hostelería reclama sin la patronal

Con todo, además de las acciones legales que se inicien desde la patronal nacional, también algunos hosteleros han optado por reagruparse por otro lado, para presentar demandas colectivas. Es el caso de la plataforma Hostelería de todos, asesorada por el despacho Cremades & Calvo-Sotelo, a la que se sumaron chefs de renombre como Elena Arzak o Mario Sandovalcomo contó este periódico.

En concreto, explica el despacho, llevan presentadas más de 1.500 demandas que, según sus cálculos, se traducen en una reclamación de 730 millones de euros. En su caso, se trata de agrupar las reclamaciones de más miles de restaurantes, cafeterías, hoteles, bares y particulares que buscan obtener una compensación "para resarcir las pérdidas económicas". A diferencia de las abanderadas por Hostelería de España, estas son presentadas como una única causa ante el Tribunal Supremo.

Una Semana Santa para olvidar

En el último periodo vacacional, el de Semana Santala caída de ventas alcanzó hasta el 70% respecto a las cifras de 2019 en lugares como Castilla y León o Castilla- La Mancha, habituadas a recibir turismo nacional durante el periodo o las zonas de costa con fuerte dependencia del turismo y que "no se asume con consumo interior", explicaban desde la patronal.

Para los profesionales de los bares y restaurantes es "injusto" que continúen decretándose cierres de interiores en estos establecimientos y solicitan que se trabaje en medidas "en positivo", como puede ser el pasaporte sanitario que permita la movilidad a las personas vacunadas "y se fomente así el turismo seguro".

Asimismo, para la patronal resulta fundamental ir en la línea propuesta por la Comisión Europea cuando detalla los grupos prioritarios de vacunación ante el coronavirus. "En el apartado de los trabajadores esenciales de sectores no sanitarios, incluye a los trabajadores del sector de alimentación, entre los que se encuentran los trabajadores de las actividades de hostelería y los que se dedican al transporte de alimentos, entre otros", indican los empresarios, lo que aportaría a dar seguridad a trabajadores y clientes.