La hostelería no ha recibido nada aún de los 7.000 millones de euros de ayudas directas que anunció el Gobierno a mediados de marzo para superar la crisis del coronavirus. Así lo denuncian desde la patronal que representa a los bares y restaurantes españoles, Hostelería de España, que asegura que "de lo anunciado todavía no ha llegado nada y, además, para recibirlas se exigen condiciones que en muchos casos son injustas". Según reclaman fuentes de la patronal, dichas condiciones "benefician a quienes tienen deudas frente a quienes han arriesgado su patrimonio para ir pagando esas deudas"

La línea de ayudas que anunció el Gobierno consta de dos compartimentos. Primero, uno de 5.000 millones, que se destinará al conjunto de comunidades autónomas. El segundo, de 2.000 millones, será para Canarias y Baleares, por tratarse de los territorios más castigados por la pandemia por la caída del turismo. Por eso, son las propias comunidades las que gestionan tanto las solicitudes como la inyección monetaria.

Tal como explican desde Hostelería de España, el plazo de concesión de las ayudas es hasta el 31 de diciembre de este año y se reparten por comunidades según una serie de criterios: dos tercios dependen de la caída del PIB en 2020, moderado en función de la prosperidad relativa de cada autonomía; algo más de un 20% se distribuye en función de la tasa de desempleo y una novena parte según el paro juvenil.

Así, reseña la patronal, las ayudas van a parar un 16,3% a Canarias; otro 15,8% a Andalucía; 14% a Cataluña; 12,2%a Baleares, 9,7% a Madrid; o 9,2% a Comunidad Valenciana. Por debajo de la tabla, comunidades como La Rioja, con un 0,4%, Cantabria, con un 0,7%; o Navarra, con un 0,9%.

Se trata, en base, de ayudas destinadas a reducir el endeudamiento suscrito entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021, que sirven para cubrir obligaciones de deuda y pagos a proveedores, acreedores financieros y no financieros, así como costes fijos incurridos, procedentes de contratos anteriores al 13 de marzo de 2021. Para recibirlas, las empresas deben registrar una caída de volumen de operaciones anual en 2020 de un 30% como mínimo con respecto a 2019.

De recibirlas, las compañías se comprometen a mantener la actividad hasta el 30 de junio de 2022, a no repartir dividendos durante 2021 y 2022 y a no aprobar incrementos en las retribuciones de la alta dirección durante 2 años.

La hostelería apunta a los requisitos

Aunque desde Hostelería de España reconocen que muchas comunidades han lanzado ya las convocatorias, recalcan que "el problema principal está en los requisitos que se exigen". Según sus estimaciones, la mayoría de estas ayudas no podrán ser repartidas si los criterios se mantienen.

Por su parte, desde la patronal turística, Exceltur, los empresarios turísticos también reclaman que se "agilice el reparto de las ayudas directas a fondo perdido y se amplíen los montantes", pues, recalcan, los 7.000 millones todavía "no están llegando a las empresas". 

Con todo, las comunidades tienen de plazo hasta el 31 de diciembre para destinar las ayudas. "No podemos aguantar tanto, tienen que ser adjudicadas cuanto antes", insisten los hosteleros. Según la patronal, más de 100.000 bares y restaurantes españoles han bajado ya la persiana de forma definitiva.