La Agencia Tributaria ha reclamado a los grandes inversores del Popular devolver las cantidades que se desgravaron durante los últimos ejercicios desde que la resolución del banco en 2017, según publica Expansión. Además de ese dinero, también solicita lo correspondiente a los intereses generados.

Los inversores a los que Hacienda ha realizado este requerimiento son los que tuvieran, como mínimo, un 5% del capital de la entidad o una participación de más de 20 millones de euros (en el momento de compra). No se les reclama nada a los accionistas minoritarios, ya que estos no tributan por Sociedades, lo hacen por IRPF.

La reclamación de la Agencia Tributaria se sustenta en que la resolución de Popular fue una reestructuración y no una extinción, por lo que al no haber desaparecido la empresa, esos accionistas mayoritarios no tendrían derecho a deducirse las perdidas producidas por la extinción de la entidad participada.

En el momento de la compra, Popular pasó a ser filial al 100% de Santander, entidad que luego realizó una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para restablecer la situación patrimonial. Además, Popular siguió manteniendo su personalidad jurídica hasta septiembre de 2018, momento en el que la entidad presidida por Ana Botín absorbió esta filial.

Cifra millonaria

Aunque no ha trascendido la cifra exacta que reclama la Agencia Tributaria, esta podría ascender a varios millones de euros.