El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha señalado este martes que la orden oficial es conseguir que la entidad se mantenga en solitario. Así lo ha destacado durante su ponencia en unas jornadas organizadas en Santander por la APIE en colaboración con BBVA.

"El mandato que tenemos del equipo gestor es un mandato que no tiene equívoco, que es mejorar la rentabilidad y el servicio a nuestros clientes para mantener a Sabadell en solitario", así lo ha destacado el número dos de la entidad, aunque también ha recalcado que el "futuro es impredecible".

"El banco tiene prestigio entre sus clientes y tenemos que afinar todo eso y equilibrarlo", ha detallado González-Bueno.

En este contexto, el banco ha decidido realizar un nuevo plan de ajustes en 2022 para ganar eficiencia. Con él, la entidad pretende ahorrar 100 millones de euros en ese mismo año y conseguir que el coste total no supere los 2.900 millones de cara a finalizar del nuevo Plan Estratégico.

El plan busca aumentar la rentabilidad

La entidad que dirige César González-Bueno busca alcanzar una rentabilidad (ROTE) por encima del 6% de cara al 2023 -cerró el 2020 en el 0,02%- y lo hará basándose en un nuevo modelo de negocio más centrado en la banca de empresas y transformando la banca retail hacia una 100% digital en la que los préstamos al consumo, los medios de pago y cuentas corrientes no se tramiten en las oficinas.

Por su parte, la comercialización de hipotecas, productos de ahorro, inversión y seguros contará con un modelo mixto de distribución, a través de canales remotos y el soporte personal de gestores especializados en oficinas.

El banco también estima un aumento de la rentabilidad por el lado de las comisiones. El grupo presidido por Josep Oliu quiere mejorar las comisiones sobre el porcentaje de volumen de negocio gracias a una mejora en la actividad comercial, por nuevas primas de seguros vinculadas a préstamos hipotecarios y tras "incrementar la rentabilidad de clientes no vinculados".