La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales acaba de presentar el anteproyecto de la nueva ley general de telecomunicaciones que viene a sustituir la elaborada en 2014 por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El Ejecutivo obligará a Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil a establecer tarifas orientadas a las rentas mínimas o aquellos hogares en dificultad económica. Una medida que Telefónica, Vodafone y Orange tendrán que tener en cuenta al elaborar sus tarifas comerciales.

Así las cosas, Orange se ha adelantado al Ejecutivo y lanzó hace sólo unos días una tarifa que podrán contratar los beneficiarios de la renta mínima o el Ingreso Mínimo Vital por 15 euros al mes (100 Mbps de fibra, llamadas ilimitadas en el móvil y 3GB de datos).

El anteproyecto de ley, que presumiblemente estará en el Parlamento a principios del año que viene, según las previsiones de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, refleja en el Artículo 38 que "los precios minoristas en los que se prestan los servicios incluidos dentro del servicio universal han de ser asequibles y no deben impedir a los consumidores con rentas bajas o con necesidades sociales especiales acceder a tales servicios. Mediante real decreto, se determinarán los consumidores que tengan rentas bajas o necesidades sociales especiales".

Además, el anteproyecto explica que "Competencia podrá imponer, con carácter excepcional, la obligación de ofrecer estas opciones o paquetes de tarifas solo al operador u operadores designados en virtud de lo establecido en el artículo 40, en cuyo caso deberá velar por que todos los consumidores de renta baja o con necesidades sociales especiales disfruten de una variedad de operadores que ofrecen opciones de tarifas adecuadas a sus necesidades, a menos que ello resulte imposible o cree una carga organizativa o financiera adicional excesiva". Hay que subrayar que el artículo 40 se refiere a la designación de los operadores encargados de la prestación del servicio universal, servicio, como decimos, ofrecido por Telefónica.

Nueva tasa a las tecnológicas

El anteproyecto de ley también contempla un impuesto adicional para determinadas tecnológicas, adicional a la tasa Google aprobada por el Gobierno. De momento, las amenazas de Donald Trump han paralizado su ejecución.

Aquellas empresas que ofrezcan servicios de telecomunicaciones sin numeración tendrán que pagar un euro por cada mil euros de ingresos que obtengan, siempre que la prestación de estos servicios suponga una facturación superior al millón de euros.

Es el caso de Google, Facebook, Apple o Microsoft, compañías que, entre otras cosas, ofrecen mensajería instantánea, correo electrónico y otros productos de comunicaciones entre personas sin numeración telefónica.

Se atiende de esta manera a las reclamaciones de Telefónica, quien siempre ha mantenido que las empresas que cuentan con servicios de los operadores deben ser consideradas como tales dentro de la regulación, y abonar los correspondientes impuestos. El ejecutivo pedirla a estas compañías una declaración de los ingresos correspondientes a este tipo de servicios para calcular el pago al que estarán obligadas.