El Tesoro peina los últimos flecos del real decreto que detallará el nuevo paquete de ayudas a pymes y autónomos y que el Gobierno pretende aprobar en el próximo Consejo de Ministros.

Los famosos 11.000 millones de euros que ha puesto Pedro Sánchez encima de la mesa se repartirán en tres fondos: uno de ayudas a empresas, que será canalizado por las comunidades autónomas; otro de recapitalización para compañías mediana; y un tercero que alargará, otorgará carencia o quitas a los créditos ICO.

Este último fondo ha sido el que más ampollas ha levantado en las negociaciones con la banca y las patronales. Los diferentes grupos financieros no están de acuerdo en tener que ofrecer una quita a la deuda de los préstamos ICO porque no es el problema principal de las empresas. Las pymes necesitan en este momento más capital para reforzar sus balances.

El Gobierno quiere que haya una especie de 'barra libre' en la quita de deuda de los créditos ICO para las micropymes -supondría entre el 10% y el 40% del total- y después "aplicar el código de buena conducta para el resto de empresas", según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli. Esto quiere decir que se estudiaría caso a caso por cada banco para ver si es viable aplicar esta quita o si por el contrario es otro mecanismo el más idóneo para dicha compañía.

No obstante, todo está supeditado a los últimos ajustes que quiera hacer el Gobierno en las próximas horas. Además, es importante destacar que este nuevo plan depende del visto bueno de la Dirección General de Competencia (DGS), que el viernes aún no se había producido.

Los 11.000 millones de euros pues se repartirá, también, entre las comunidades autónomas y la banca

Sea como fuere, el Gobierno ya ha comprometido 40.800 millones de euros -5% del PIB- en ayudas directas, principalmente por los ERTE, pero hasta el momento solo se han ejecutado ayudas por valor del 2%. Cabe destacar que el Estado no asumirá toda la factura de los 11.000 millones de euros; se repartirá, también, entre las comunidades autónomas y la banca.

Las ayudas de este fondo se sumarán a las ya implementadas y a las nuevas medidas que las regiones configurarán después de la transferencia realizada por el Estado del fondo covid-19 de 16.000 millones, a los que se unirán los 8.000 millones de euros recibidos del Fondo React-EU este año.

Los otros fondos del Gobierno

El segundo fondo se configurará para la reestructuración de los más de 120.400 millones en créditos avalados hasta la fecha por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). A este respecto, el Ministerio de Asuntos Económicos podría elaborar un protocolo de cara a las reestructuraciones, si bien es previsible que finalmente deje a merced de la banca los procesos de quitas y reestructuraciones. En cualquier caso, las entidades tendrán que asumir parte del coste de estas nuevas medidas, tal y como recoge Europa Press.

El tercer y último fondo será de recapitalización para empresas medianas a través de la empresa pública Cofides, en línea con el implementado por la SEPI, por valor de 10.000 millones de euros, para grandes empresas.

De esta forma, los instrumentos que verán la luz van en la línea de lo que ha dejado entrever en las últimas semanas la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, e incluirán ayudas directas y ayudas a través de solvencia.

El nuevo paquete de ayudas que ultima el Gobierno lo ha configurado el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital -a través del Tesoro- junto al Banco de España y las entidades financieras, así como los departamentos de Industria, Comercio y Turismo o Trabajo. Este grupo de trabajo contrató a la consultora Oliver Wyman para que realizase un informe con el que decidir qué empresas son viables y tienen potencial para ser ayudadas.