Tras el último tirón de orejas de la Comisión Europea a España por la elevada temporalidad en el sector público (un 29,1%), el Ministerio de Política Territorial y Función Pública convocó esta semana 10.254 nuevas plazas para la Administración General del Estado de las cuales casi el 14% estarán reservadas para los llamados procesos de "estabilización"; es decir, convertir en fijos a empleados públicos que actualmente ya están trabajando como interinos a pesar de no haber conseguido plaza mediante examen público y con oposiciones menos exigentes que para las plazas de ingreso libre a las que se puede presentar cualquier ciudadano.

Según la convocatoria del Ministerio dirigido por Miquel Iceta, publicada el viernes en el BOE, del total de las nuevas plazas 3.200 corresponden a "nuevo ingreso", 1.428 a procesos de "estabilización" y 5.805 a "promoción interna". En convocatorias de años anteriores no aparecían plazas reservadas para estabilización, mientras que en esta ocasión los puestos dirigidos a convertir en funcionarios a empleados interinos en el Cuerpo General Auxiliar de la Administración del Estado (un total de 1.012), por ejemplo, casi duplican el número de plazas de nuevo ingreso (650).

Las propias bases de la convocatoria publicada en el BOE muestran cómo los opositores que se presenten a las plazas convocadas para procesos de estabilización tendrán menos exámenes y menos temario a estudiar que las personas que se presenten para las plazas de ingreso libre.

Fuentes del Ministerio de Política Territorial y Función Pública indican a Vozpópuli que los procesos de estabilización contemplados en la última convocatoria corresponden a Ofertas de Empleo Público que habían sido aprobadas en años anteriores pero que no habían sido convocadas hasta ahora. No obstante, admiten que "los interinos parten con la ventaja de que al ser un concurso-oposición, en la fase de concurso, su tiempo de experiencia en la Administración cuenta".

Javier Martínez, secretario de empleo del Sector de la Administración del Estado de CCOO, remarca que cuando se negociaron en 2017 y 2018 los acuerdos de mejora de empleo entre el Gobierno y los sindicatos ya se incluyeron las medidas que había planteado Europa de que había que reducir la tasa de temporalidad al 8% y "se planteó que había que hacer los procesos de estabilización".

Sobre los procesos de selección, Martínez asegura que se trata de que sean "lo más abiertos posible" aunque admite que las personas que han ocupado el puesto de manera temporal "tengan ciertas ventajas". "Hay unos méritos que ya se le reconocen porque ya saben hacer ese trabajo. Generalmente se ha admitido que la proporción 60-40 para la parte de oposición y concurso es un criterio aceptable y se entiende que no supone una desventaja para las personas que participan en el proceso sin tener puntos para la fase de concurso", señala.

Exigencias de Bruselas

El pasado mes de marzo, el Gobierno se comprometió ante la Comisión Europea, en el marco de las reformas asociadas a los fondos europeos, a acometer una reforma del Estatuto de la Función Pública antes de fin de año, según fuentes gubernamentales, para reducir el número de interinos.

El propio ministro Miquel Iceta presentó esta semana un plan para modificar las oposiciones a la Administración General del Estado a partir de 2025 y con el que pretende que los procesos de selección de funcionarios sean más cortos en el tiempo y con menos pruebas, y con la posibilidad de examinarse sin tener que acudir a Madrid.

Unas modificaciones que, de momento, tienen el rango de recomendaciones y que no afectarán a los procesos ya en curso, ni condicionarán directamente los procesos de selección de perfiles dependientes de las comunidades autónomas, como los maestros o los sanitarios.

Otra reforma algo más inmediata y que está previsto que entre en vigor en el 2022 es un nuevo calendario de oposiciones: la Administración se compromete a publicar en enero de cada año una recopilación de todos los procesos selectivos de la AGE que saldrán a lo largo de ese ejercicio. Y así los futuros opositores podrán consultar cuántas plazas saldrán ese año, cuáles serán de nuevo ingreso, cuáles de promoción y cuáles para la estabilización de interinos, y planificar en consecuencia sus exámenes.