El Gobierno estudia abrir las fronteras aéreas y levantar la cuarentena obligatoria de 14 días antes de la fecha prevista -1 de julio- en aquellas regiones españolas que alcancen acuerdos con otros territorios europeos para crear rutas turísticas "seguras". Baleares y Canarias son dos de las comunidades más dependientes del turismo, más atractivas para los extranjeros y con la epidemia más controlada. Si evolucionan favorablemente, algunas islas podrían alcanzar la "nueva normalidad" a mediados de junio, unas semanas antes que el resto del país. 

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha explicado este martes que la cuarentena obligatoria para viajeros se aprobó el pasado 15 de mayo y no antes porque "durante las primeras semanas no era necesaria, pues todo el mundo que llegara tenía que confinarse en su casa". Sin embargo, con el inicio de la 'desescalada' y la moderación de las restricciones en las provincias, Sanidad consideró necesario aprobar esta medida para "que no se desbaratara con la importación de casos desde fuera".

Sin embargo, esta medida sólo estará vigente mientras dure el estado de alarma, tal y como recoge la orden ministerial. En este sentido, el presidente del Gobierno ya ha comunicado este domingo a los presidentes autonómicos que, si la evolución de la pandemia es positiva y "si nada se tuerce", la salida del estado de alarma también será asimétrica y muchas comunidades lo harán "a lo largo de los próximos días", antes de llegar a la 'nueva normalidad', prevista para finales de junio, tal y como informó Vozpópuli. 

En este sentido, fuentes gubernamentales confiesan a este medio que la medida de la cuarentena obligatoria -catalogada incluso como "contradictoria" por el Gobierno francés- podría levantarse con el final de la 'desescalada' en esas regiones. También se pondría fin a otro de los 'vetos' a los que se enfrentan los viajeros internacionales: desde el 15 de mayo y mientras dure el estado de alarma, según consta en la prórroga aprobada el 23 de mayo, permanecen cerradas las fronteras aéreas y marítimas a los ciudadanos de la UE.

Esto no significa que no lleguen aviones o no puedan entrar viajeros al país, sino que hasta que no se levante el estado de alarma en el destino no podrán cruzar la frontera aquellos que no sean ciudadanos españoles, residentes en España o trabajadores transfronterizos. La aerolínea Lufthansa tiene previsto retomar los vuelos a Mallorca desde el 1 de junio y el gigante de la turoperación TUI vende viajes a las islas desde el 15 de junio

Las fuentes consultadas por Vozpópuli explican que el plan de España de reabrir las fronteras por regiones y no por países, avanzado este martes por Reyes Maroto, deberá ser bendecido por el resto de Estados miembros. Esto permitiría reactivar antes el turismo internacional en Baleares y Canarias, dos regiones que podrían salir a mediados de junio de la 'desescalada' y "que ya están en condiciones de establecer rutas turísticas seguras" con otros territorios con similares niveles de incidencia de la pandemia, como algunos länder alemanes.

Alemania, un país clave

Alemania no sólo es el segundo mercado emisor de turistas más importante para España después de Reino Unido, sino que además cientos de sus ciudadanos cuentan con residencias en Mallorca y reclaman poder viajar a la isla cuanto antes en el ejercicio del derecho de la propiedad. Su situación epidemiológica es favorable, ya que a pesar de más de contar con más de 179.000 casos confirmados de coronavirus, su número de fallecidos es muy bajo, apenas 8.300 personas. Esto implica que la incidencia del virus y su tasa de letalidad en el país es muy baja. 

El Ejecutivo de Ángela Merkel prevé levantar la recomendación general contra los viajes a cualquier país del mundo el 15 de junio. El Gobierno ya participó hace unas semanas en una reunión con Alemania y otros ocho mercados mediterráneos para coordinar la apertura "gradual" de fronteras. Las fuentes consultadas por este medio apuntan que, de aprobarse las rutas turísticas seguras que propone España, serán los gobiernos regionales -junto a los operadores turísticos- quienes trabajen conjuntamente en las próximas semanas para alcanzar acuerdos y hacer efectivas esas conexiones.

En todo caso, el Gobierno ya ha manifestado que la cuarentena obligatoria para los viajeros dejará de estar activa en todo el territorio español a partir del 1 de julio, una fecha en la que se espera que todas las provincias hayan superado las fases de la 'desescalada' y tanto los españoles como los extranjeros puedan disfrutar de la temporada turística en España, tal y como anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este sábado en rueda de prensa. 

Para entonces, España espera que se concreten "normas comunes a nivel europeo", utilizando los mismos protocolos de seguridad en todos los países. "Preferimos que haya un mecanismo común que nos diga cómo establecer los controles en las fronteras, de tal forma que retomemos la libertad de movimientos en Europa con seguridad", ha explicado este martes la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya. La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) ya ha elaborado una serie de recomendaciones que deberán analizar y aplicar los distintos Estados miembros de la Unión.