La Autoridad de Carreteras y Transporte de Dubái ha cerrado este lunes un acuerdo con la unidad de vehículos autónomos de General Motors (GM), Cruise, para que la ciudad emiratí tenga una flota robótica de 4.000 automóviles para 2030.

"Nuestro objetivo es convertir el 25 % del total de viajes en Dubái en viajes sin conductor para 2030", ha asegurado en Twitter el príncipe heredero de Dubái, Hamdan bin Mohamed Al Maktoum. De acuerdo con el príncipe, se espera que la flota robótica de vehículos de Cruise llegue a las 4.000 unidades de cara a 2030.

Al Maktoum ha indicado que la firma de esta "asociación estratégica" está enmarcada en el plan de la ciudad para acoger la conducción autónoma y así reducir los costes de transporte en 900 millones de dirhams emiratíes (unos 245 millones de dólares) al año.

Reducción de la contaminación

Esto, además, supondría un ahorro de 1.500 millones de dirhams (unos 408 millones de dólares) al reducir la contaminación de la ciudad en un 12%, algo que generaría 4.900 millones de dólares de ingresos al año por el aumento de la eficiencia en el sector.

En los últimos años, Dubái ha apostado por la creación de espacios para automóviles autónomos y se convertirá en el primer lugar fuera de Estados Unidos en operar vehículos de Cruise.

 Sin embargo, no es la única ciudad árabe que busca potenciar el sector de automóviles sin conductor. En 2018, el SoftBank Vision Fund, entidad respaldada por Arabia Saudí, invirtió 2.250 millones de dólares en Cruise Holdings de General Motors, para lograr una "comercialización a escala".

El interés de Arabia Saudí en los coches autónomos deriva de su proyecto de ciudad inteligente NEOM, de 500.000 millones de dólares, que promete coches sin conductor