El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Jumilla (Murcia) ya investiga a Goldman Sachs, Bankia, al exdirector financiero de García Carrión, Félix Villaverde, y a su hijo, por una serie de operaciones con derivados presuntamente fraudulentas que han hecho un roto en las cuentas de la compañía de bebidas que, por ahora, asciende a cerca de 20 millones de euros, según se detalla en la documentación consultada por Vozpópuli.

La querella, adelantada por este diario el pasado 10 de febrero, ha sido admitida a trámite por el citado tribunal el pasado 26 de febrero. La compañía que preside José García-Carrión asegura que las entidades financieras comercializaron productos derivados complejos sin su autorización, ya que las operaciones fueron aprobadas por Villaverde cuando ya había sido cesado y no contaba con permiso para ello.

García-Carrión señala en la querella que tanto Goldman como Bankia habían sido notificados del relevo de Villaverde y aún así permitieron que siguiese operando en nombre de la marca de bebidas. La compañía acusa a su exdirectivo, un histórico de la casa, de los delitos de administración desleal, apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y societario de falsedad de cuentas. Goldman y Bankia están incluidos en el proceso en calidad de responsables civiles subsidiarios.

No obstante, el número de entidades involucradas es previsible que aumente próximamente. García-Carrión todavía no ha concluido su investigación interna y prevé incluir en la querella a BNP Paribas, con la que también se hicieron operaciones con cantidades muy elevadas, según fuentes consultadas por este diario. De hecho, en la querella ya se señala que la compañía tiene firmado desde hace más de una década un contrato con el banco francés para operar con derivados en el mercado internacional.

"La admisión a trámite de esta querella es un paso más en la disputa que García Carrión mantiene con diversas entidades financieras por lo que se conoce como derivados exóticos. Estas operaciones especulativas, difíciles de valorar y comprender, son de alto riesgo para las empresas. Sin embargo, las entidades financieras no informan a los clientes de ello y las venden con márgenes implícitos no comunicados, en grave conflicto de interés con sus clientes", ha señalado la bodeguera este jueves en un comunicado. No obstante, otras fuentes financieras apuntan a que estos productos son habituales en el mercado y forman parte de la operativa habitual de las empresas exportadoras.

Frentes judiciales en España y Reino Unido

La querella también señala que la investigación interna detectó igualmente operaciones con Deutsche Bank, pero la entidad alemana no fue notificada en ningún momento del relevo de Villaverde y, una vez que se descubrió el presunto fraude, trasladó a García-Carrión toda la documentación que obraba en su poder.

La querella, de unas 40 páginas y casi 90 anexos (emails, informes periciales, etc), está firmada por Esteban Mestre, uno de los abogados penalistas más conocidos del sector. Mestre ha participado en casos muy mediáticos como las tarjetas ‘black’ de Bankia o la operación Lezo, en la que defiende a Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid.

De forma paralela al procedimiento que se sigue en España, García Carrión y Goldman Sachs también tienen abierto un frente judicial en Londres por este mismo asunto, como también desveló este diario. El banco norteamericano, que ha ejecutado un depósito de 3,4 millones, reclama 6,2 millones a la bodeguera española, que rechaza abonar la citada cantidad y ha reclamado el reembolso del depósito. La bodeguera española, está asesorada por Humphries Kerstetter y el gigante estadounidense se ha puesto en manos de Latham & Watkins. Al mismo tiempo, Bankia y la compañía mantienen abierto un procedimiento arbitral en España de más de cinco millones de euros por este mismo tema.