Ignacio Sánchez Galán ha aprovechado la visita de los Reyes y la ministra de Educación, Isabel Celaá, para celebrar la aprobación de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. “He contactado esta misma mañana con la ministra Teresa Ribera para felicitarle, es una gran noticia”, ha asegurado el máximo directivo de la energética. 

Esta nueva normativa recibió la luz verde del Congreso de los Diputados este jueves y se considera desde el sector un punto de inflexión para la senda de descarbonización de la economía. La Ley de Cambio Climático, que sólo está pendiente del trámite en el Senado, pondrá fin a la venta de coches contaminantes en 2040 y establece el recorte de emisiones con el fin de alcanzar la neutralidad del país en 2050.

Sánchez Galán ha declarado en la visita de Los Reyes a su centro de innovación en Guadalix de la Sierra (Madrid) que la salida de la crisis “no debe dejar a nadie atrás" y que es un momento para que tanto las empresas como la administración trabajen en una economía de cero emisiones. "Es una oportunidad para librarnos de inercias que llevan décadas alejándonos de un verdadero desarrollo sostenible", ha opinado.

El directivo considera que estas normativas y el escenario actual post covid pueden resultar un impulso “para librarnos de inercias que llevan décadas alejándonos de un verdadero desarrollo sostenible", matiza. 

Sánchez Galán tiene planes de 21.000 millones

Con la ministra y Los Reyes presentes, Ignacio Sánchez Galán ha recordado a los presentes que Iberdrola cuenta con 150 proyectos, por valor de más de 21.000 millones de euros, y que ya ha presentado al Gobierno, para ser financiados con los fondos europeos de reconstrucción.

El directivo ha sacado pecho también por las inversiones de cerca de 10.000 millones de euros que ha realizado Iberdrola en 2020 y una contribución fiscal de las actividades de la compañía ascendió a 7.500 millones de euros en el mundo, de los que 3.400 millones se ingresaron en las arcas públicas españolas.

Además, ha recordado que la intención de su empresa es invertir 150.000 millones de euros hasta 2030 para hacer que su capacidad renovable se triplique hasta casi los 100.000 MW; desplegar más redes inteligentes y potenciar nuevos vectores energéticos como el hidrógeno verde.