La fusión de la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) está cada vez más cerca. Después del baile de fusiones que ha vivido el sector, sobre todo por el lado de las antiguas cajas, los máximos representantes de ambas patronales están cada vez más de acuerdo en que la integración se tiene que hacer más pronto que tarde, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli.

El Banco de España esta de acuerdo y de hecho está dentro de las negociaciones para que la fusión salga adelante. Aún se encuentra en una etapa muy temprana, pero la salida de José María Roldán, actual presidente de la AEB, también podría ser un aliciente para que entrara una persona independiente y así unir a ambas patronales. Este sería uno de los motivos por los que Roldán habría anunciado su salida con tanto tiempo de antelación, señalan las mismas fuentes.

Y es que después de la integración de Banco Popular en Banco Santander y tras las fusiones de Caixabank con Bankia y Unicaja con Liberbank es cada vez más ineficiente que el sector tenga dos portavoces, pues el sistema bancario español cada vez se estrecha más y los intereses se unifican.

De hecho, ambas entidades ya trabajan de manera conjunta en muchos aspectos. Durante la crisis de la covid han ido a la par en los mensajes corporativos y sobre todo en lo referido a los avales del ICO y ayudas a los consumidores durante lo más duro de la pandemia.

Encuentro de presidentes en la AEB

Asimismo, José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Caixabank y exBankia, ha estado presente en reuniones muy importantes que se han dado en la AEB, en las que han participado los primeros espadas de la banca española: Ana Botín, Carlos Torres y Josep Oliu, entre otros.

Roldán abrió la puerta a esa fusión en 2018 cuando dijo que "ya todas las entidades son bancos" y que "tienen modelos de negocio parecidos y por tanto intereses similares". La AEB representa, entre otras entidades, al Santander, BBVA, el Sabadell y Bankinter, mientras que de la CECA, presidida por Isidro Fainé, son socios los bancos herederos de las antiguas cajas: Caixabank, Ibercaja, Unicaja, Kutxabank, Abanca y Liberbank, entre otras.

La primera ya cambió sus estatutos para permitir la entrada a estas entidades que en su origen eran cajas, aunque hasta la fecha no se ha producido ningún cambio de patronal.