Alerta en el sector de las oficinas, sintomático de las expectativas sobre el empleo. La consultora de inversiones inmobiliarias Jones Lang Lasalle ha constatado una caída del 50% en la inversión en el segmento en el conjunto de España en 2020, el más golpeado tras los hoteles.

La caída está asociada al impacto de la pandemia - con derivadas como el teletrabajo forzoso- y al aumento del paro, a nivel general y particular. Y, lo que es peor, JLL proyecta que en 2021 no habrá rebote en este segmento y no se recuperará apenas nada del ritmo perdido (se invertirían unos 2.000 millones, casi los mismos que en 2020, frente a los 4.000 prepandemia).

Atendiendo a fuentes del sector, ese frenazo en la inversión se entiende, entre otros motivos, por el impacto de la pandemia y la incertidumbre asociada al teletrabajo: el trabajo en remoto llegó a crecer un 700% durante 2020. De acuerdo a cifras reconocidas por Eurostat, la población ocupada que, al cabo del primer trimestre de 2021, teletrabajaba de forma permanente en España rondaba el 11% (frente al, según su indicador, 4% pre-covid).

Una de cada tres empresas españolas han pensado en recurrir al teletrabajo para ahorrar en costes

Una de cada tres empresas españolas han pensado en recurrir al teletrabajo para ahorrar en costes, según una encuesta de la consultora de inversiones inmobiliarias Knight Frank que reprodujo este periódico.

Fuentes del sector de la inversión inmobiliaria han dado cuenta a este medio de un consenso entre las llamadas grandes empresas por 'estandarizar' al menos un día de teletrabajo a la semana, contemplando también las opciones que plantea en este sentido la regulación instaurada por el Gobierno.

Caída del empleo de las oficinas

Otro factor pasa por factores ajenos al propio sector, más macro, como la evolución en sí del empleo. Aquí juegan su papel, por ejemplo, los despidos colectivos que se han acelerado en sectores de la banca tradicional.

La recuperación del empleo en los sectores que precisan de las oficinas en España será, según cálculos de JLL, más lenta que la media nacional. El empleo ligado a las oficinas españolas cayó un 4,5% en 2020, un 50% más que la media española (3%).

Oficinas
El ámbito de Madrid Nuevo Norte, la mayor operación inmobiliaria de España y Europa, estaría listo recién en 2045. Se prevé que el proyecto genere 200.000 empleos ya en su construcción, y que active 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas.

De acuerdo a la consultora británica, el empleo en las oficinas subirá un 0,1% al cabo de 2021, por debajo del 0,3% de aumento de la media del sector en la UE, y también, de la subida del 0,4% del empleo en el conjunto de los sectores en España.

Recuperación del empleo en 2022

JLL espera que el sector se empiece a recuperar ya el próximo año. El empleo de las oficinas españolas crecería al cabo de 2022 un 3%, el doble que la expectativa para la media de la Unión Europea.

Sin embargo, la consultora británica augura igualmente que la inversión no se acabe de recuperar del todo, al menos, durante el próximo lustro. Es más, pronostica que el negocio de los alquileres de oficinas se frene en Madrid y Barcelona en el próximo lustro, en contraste con otras capitales europeas, como Lisboa y Berlín

La consultora estima que entre hoy y 2025, el valor de las oficinas en Madrid habrá subido apenas un 0,3% y un 0,9% en Barcelona. La capital de España caería al puesto 39 de grandes ciudades europeas por evolución de sus precios.

La mayor inmobiliaria de oficinas prime en España, Colonial, ha decidido volcar sus nuevas inversiones

En contraste con Madrid y Barcelona, JLL destaca la evolución prevista para la capital de Portugal, Lisboa -donde los precios subirían un 4,1%-, Berlín y Stuttgart. Sendas ciudades alemanas completarían el podio de la proyección de JLL con subidas previstas del 2,6% al cabo del próximo lustro.

Otro mercado robusto es el de París, donde la mayor inmobiliaria de oficinas prime en España, Colonial, ha decidido volcar sus nuevas inversiones, decisión que fuentes del sector achacan a las perspectivas politico-económicas de Francia.

Otra derivada: la necesidad de más espacio

Por lo pronto, desde la Asociación Española de Oficinas han estimado que las oficinas españolas precovid podrían incluir solo al 50% de los empleados bajo la distancia de seguridad de dos metros impulsada desde las Administraciones Públicas frente a la pandemia.

Ese problema estructural de espacio podría, eventualmente, compensar el impacto del teletrabajo, llevando a los demandantes a exigir más metros para menos personas. Esta proyección es suscrita por los impulsores de la mayor operación urbanística de España, Madrid Nuevo Norte.