Toda la industria europea, incluida la española, se prepara a marchas forzadas para el futuro eléctrico que marcará el camino las próximas décadas. En nuestro país, el grupo PSA ya produce en diferentes plantas turismos 100% eléctricos como el Opel Corsa o comerciales con esta misma tecnología como el Peugeot e-Rifter. Renault, por su parte, se ha asegurado ya hacerlo en los próximos años tras el nuevo plan industrial. Y la planta de Ford en Almussafes, que ya produce modelos híbridos enchufables, quiere asegurarse en el futuro poder hacerlo.

Y la decisión anunciada por la marca norteamericana de que todos sus turismos en el 'Viejo Continente' serán 100% eléctricos para 2030 hace presagiar que plantas como la de Almussafes (Valencia) deberían estar preparadas para recibir futuras adjudicaciones de algunos de los nuevos eléctricos que se desarrollarán para el mercado europeo.

Un anuncio el de la firma automovilística que conlleva además una inversión de más de 800 millones de euros para la transformación de sus instalaciones de producción de vehículos en Colonia (Alemania) para fabricar coches eléctricos. Tal como ha explicado la compañía del óvalo, esta inversión se une al lanzamiento de la próxima generación de la gama Ford Transit Custom, que incluirá modelos totalmente eléctricos construidos en Turquía.

En total, Ford invertirá cerca de 19.000 millones de euros hasta 2026 en movilidad eléctrica, vehículos autónomos y soluciones conectadas, mientras que seguirá electrificando sus modelos más 'populares'. La marca norteamericana espera que todos sus turismos en Europa sean 100% eléctricos en 2030. En el caso de los vehículos comerciales, la gama de productos de Ford tendrá un versión eléctrica o híbrida enchufable ya para 2024.

"Lideraremos la consecución de la neutralidad de carbono porque es lo correcto para los clientes, el planeta y para Ford. El 95% de nuestras emisiones de carbono provienen hoy en día de nuestros vehículos, operaciones y proveedores, y estamos abordando las tres áreas con urgencia y optimismo", ha indicado el director de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Seguridad de Ford, Bob Holycross.

En el camino hacia la descarbonización, Ford ha anunciado nuevos objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que tratará de reducir las emisiones absolutas de sus operaciones globales en un 76% para 2035 respecto a 2017, y de los vehículos nuevos en un 50% para ese mismo año en comparación con 2019. "La clave para la reducción de las emisiones es el desarrollo de vehículos electrificados. La estrategia de Ford en Europa es apostar por la electrificación, con turismos totalmente eléctricos para 2030", ha subrayado la empresa estadounidense.

Ford Almussafes, pendiente del ERE

Un futuro eléctrico al que aspira la planta valenciana de Ford, inmersa ahora en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado para 630 de sus trabajadores de Almussafes, en una segunda reunión de la comisión negociadora que finalizó sin acuerdo. La dirección de la empresa ha planteado la posibilidad de aumentar las indemnizaciones paras las bajas incentivadas --que en el ERE del año pasado fueron de 45 días por año trabajado-- aunque no ha cuantificado la subida.

Sin embargo, para las prejubilaciones quiere bajar del 85 al 80% el complemento salarial que ofrece hasta los 65 años. Dado que en esta ocasión entrarían empleados de 57 años o más (en el ERE anterior fue a partir de 58 años, y la mayoría ya salió), la compañía argumenta que esto les "encarece" el tema económico, según han explicado a Europa Press fuentes sindicales. En todo caso, la cifra de trabajadores con estas edades no llega a los 300.

La próxima reunión entre la dirección de Ford Almussafes y el comité de empresa será ya el día 13 de abril. La multinacional insiste en ejecutar los despidos antes del verano pero los sindicatos consideran que "no hay prisa" y que lo importante es llegar a un acuerdo que evite salidas traumáticas.

En este sentido, el presidente del comité de empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel, ha señalado que lo fundamental es "hilvanar" un plan "amplio y global" para la factoría y poner sobre la mesa una "buena oferta". Considera que "no hay prisa" en cerrar un acuerdo, pese a que la compañía automovilística quiere imprimir "ritmo" a las negociaciones el 13 de abril, y defiende que las salidas se puedan alargar en el tiempo.

Y es que la firma argumenta que tras las pasadas vacaciones de Pascua será necesario reducir la producción de forma "estructural" en unos 280 vehículos diarios --de 1.640 a 1.360 coches día-- debido a la caída de la demanda europea y sobre todo de la venta de modelos S-Max y el Galaxy, o el Mondeo, que dejará de fabricarse el año que viene.