El servicio de inversiones Invesco ha presentado su noveno Estudio Global de Gestión de Activos Soberanos, en el que se destaca que "el sólido comportamiento" de los fondos soberanos aporta "liquidez y estabilidad" durante la pandemia de la covid.

El estudio, publicado el pasado 12 de julio, especifica que el coronavirus ha sido un tema prioritario, que ha afectado tanto a las operaciones como a las estrategias de inversión.

En este caso, la liquidez cobra especial importancia, ya que con la covid presente, los fondos soberanos han sufrido retrocesos y han duplicado las reservas de efectivo. La crisis ha provocado que algunos gobiernos hayan recurrido a sus fondos soberanos de inversión para poder obtener capital con el que financiar el gasto y compensar el déficit presupuestario.

De esta manera, tal y como recoge el informe, un tercio de los fondos soberanos registró retrocesos el pasado año, incluido un 78% de los orientados a la liquidez, así como un 58% orientados a la inversión.

Durante la pandemia, muchos fondos de este tipo construyeron "fuertes reservas de liquidez", de manera que han conseguido "brindar apoyo a las economías locales y a las grandes empresas".

Replantearse la gestión

Según el estudio de Invesco, tanto la magnitud como la velocidad de las salidas de capitales de dichos fondos que no gozaban de la misma situación, tuvieron que replantearse la gestión del riesgo de liquidez. Esta situación impulsó un giro hacia el efectivo. Así, Investo señala que las reservas de liquidez en las carteras se duplicaron en 2020 debido a, entre otras cosas, que los fondos soberanos siguieron centrándose en la liquidez en previsión de nuevas salidas de capital.

La rápida respuesta a la pandemia en China permitió la recuperación de los países y a las economías emergentes de la región de Asia-Pacífico (APAC).

En relación a los distintos territorios, el 57% de los fondos de Oriente Medio y el 82% de los mercados emergentes sufrieron retrocesos, ya que sus economías son muy dependientes de las materias primas.

En el caso asiático y occidental, alrededor de una quinta parte sufrió la misma suerte.

El estudio analiza, además, cómo se ha producido un "cambio en la asignación de activo". Se ha debido a que los fondos soberanos se vieron "obligados a buscar en otros mercados en un contexto de caídas de la rentabilidad en la renta fija".

Regreso a China

Por otro lado, el estudio remarca que el interés por China "no ha dejado de crecer en los últimos cuatro años". Se debe, principalmente, a su oferta de rentabilidad local atractiva y oportunidades de diversificación. Cuando aún no estaban claras las consecuencias de la pandemia de la covid.19, los fondos soberanos apostaron por realizar cambios tácticos para alejarse de mercados vulnerables, entre ellos, China.

Sin embargo, la rápida respuesta a la pandemia permitió la recuperación de los países y a las economías emergentes de la región de Asia-Pacífico (APAC).

El incremento de asignaciones en la región fue a costa de Europa, Oriente Medio y otros mercados emergentes.

El 50% de los fondos soberanos orientados a la inversión y el 38% de los fondos soberanos orientados a la liquidez consideran China como un mercado más atractivo que antes de la pandemia.

No obstante, el incremento de asignaciones en la región fue a costa de Europa, Oriente Medio y otros mercados emergentes, como América Latina y África, que, a juicio de los inversores, resultaban menos interesantes desde el punto de vista de la inversión.

A pesar del creciente atractivo de China, existen ciertos obstáculos sustanciales para la inversión. El 86% de los fondos soberanos señalan el aumento de las tensiones políticas con Estados Unidos como una importante barrera, lo que indica que las tensiones influyen en sus decisiones de asignación de activos.