Värde Partners, el fondo de capital riesgo estadounidense que entró por 103 millones de euros en la promotora de La Finca en 2016, está dispuesta a salir por 55 millones de euros. Los motivos pasan por el propio ciclo de inversión del fondo (que busca obtener rentabilidad en un plazo de tres a cinco años). Y, sobre todo, el juicio a la principal accionista de La Finca, Susana Cereceda, por haber contratado al excomisario José Manuel Villarejo para espiar y perjudicar, entre otros, a su hermana, Yolanda, (accionista ahora minoritaria de La Finca que ambas heredaron en 2010).

El juicio por el 'caso Villarejo' no se resolvería antes de 2022, lo que pone en un brete a Värde y su política de buenas prácticas empresariales o 'compliance', según apuntan fuentes conocedoras de la operación. El pasado enero Vozpópuli avanzó que el fondo americano proyectaba salirse de la promotora de la urbanización más lujosa de Madrid antes de junio de este año, y que se producirían novedades al respecto en el primer trimestre de 2021.

El objetivo del fondo sería obtener 110 millones de euros, un 10% de plusvalía respecto a su inversión inicial

El objetivo del fondo sería obtener 110 millones de euros, un 10% de plusvalía respecto a la que había sido su inversión inicial. A preguntas de este medio sobre el asunto, desde Värde declinaron hacer comentarios.

Las mismas fuentes insisten ahora en que la operación de venta se consumaría antes de julio. Según consta en un documento enviado por La Finca al Mercado Alternativo de Renta Fija, el fondo y Susana Cereceda pactaron el pasado mes de marzo los términos de la salida de los estadounidenses.

Acuerdo entre La Finca y Värde

"Si transcurridos diez meses desde el inicio del proceso de venta a mercado (este mes), Mansfield (la sociedad de Värde) no hubiera podido vender su participación por un valor superior al 95% del valor de mercado (el "Precio Base") de las acciones de la Sociedad, Mansfield tendrá derecho a notificar a Grupo La Finca su intención de seguir adelante con el Mecanismo de Salida y, de ser así, Grupo La Finca dispondrá de tres meses para comprar la participación a ese precio", consta en el documento.

Esto es, si Värde no consigue comprador por al menos unos 55 millones de euros (el 95% del valor de sus acciones), Susana Cereceda podrá quedarse con ellas por esa cantidad. Fuentes conocedoras señalan que Susana no tiene interés en volver a comprar esa participación sino que su dilema está entre apostar de nuevo por un fondo/entidad financiera o por un compañero de viaje "más comprensible y potencialmente estable del mismo sector".

Paralelamente, "si Mansfield hubiera encontrado un comprador, pero éste no hubiera sido aceptado por Grupo La Finca, Mansfield podrá obligar a Grupo La Finca a adquirir su participación al precio ofrecido por el tercero".

El mexicano José Antonio Pérez Simón, amigo del magnate Carlos Slim y con vinculación con La Finca por ser pareja de Silvia Gómez Cuétara -viuda del fundador de la promotora- hizo una oferta a Värde de 100 millones

Esto es, si Värde trae a La Finca una oferta superior a 55 millones de un inversor que no sea del agrado de Susana Cereceda, podrá obligarle a esta que pague esa cantidad pasados diez meses.

Es de notar en este punto que, como informó Vozpópuli, el mexicano José Antonio Pérez Simón, amigo del magnate Carlos Slim y con vinculación con La Finca por ser pareja de Silvia Gómez Cuétara -viuda del fundador de la promotora- hizo una oferta a Värde de 100 millones. Sin embargo, Cereceda habría frenado dicha operación por miedo a que la entrada de los mexicanos acabe llevándosela por delante.

El último acuerdo con Värde señala, en cualquier caso, que si Susana Cereceda incumpliera el acuerdo antes referido, el fondo americano podrá reclamar que La Finca se escinda y "se le adjudiquen sociedades resultantes de la misma, a cambio de su participación". La promotora suma activos por alrededor de 800 millones de euros. En todo caso, la novela no se dilatará más allá de la primavera de 2022, como avanzó El Confidencial.