Si Kylian Mbappé es hoy la obsesión futbolística de Florentino Pérez, Lionel Messi la ha sido durante la última década. Florentino intentó ficharle en distintas ocasiones desde 2010, según ha podido saber Vozpópuli de distintas fuentes.

El presidente merengue quiso ficharle aún después de que su buque insignia, Cristiano Ronaldo, se hiciera finalmente con el premio del Balón de Oro -a mejor jugador del mundo- con el Real Madrid tras varios años de disputa con Leo.

La última de esas intentonas fue próxima a la negociación de Messi con el Barcelona anterior a su última renovación. Tras este acuerdo, Leo pasó a optar a casi 70 millones de euros netos cada año más variables en el Barça, el doble de lo que cobraba Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

Fuentes conocedoras inciden en que el argentino llegó a tener una oferta de 300 millones limpios antes de firmar su última renovación con el Barça, por 556 millones en tres años, a finales de 2017.

Florentino y el fútbol de Messi

Ya en 2012, el propio Cristiano llegó a declarar que estaba "triste" y que "en el club saben por qué", sin ahondar en detalles. Recientes informaciones de El Confidencial apuntan a que la relación era ya entonces tirante puertas adentro entre Florentino y CR7.

Fuentes conocedoras del entorno de Pérez señalan a Vozpópuli que el presidente merengue siempre ha admirado en el fondo a la estrella de su archirrival y que hubiera querido tenerle en su equipo.

Con todo, lo cierto es que Cristiano Ronaldo fue el primero de los grandes fichajes oficializados por la última etapa de Florentino como presidente merengue, allá por 2009.

El antecesor de Pérez, el abogado Ramón Calderón, ha reivindicado una y otra vez desde entonces como un acierto suyo la llegada de Cristiano Ronaldo

Sin embargo, el antecesor de Pérez, el abogado Ramón Calderón, ha reivindicado una y otra vez desde entonces como un acierto suyo, y no de Florentino, la llegada de CR7.

Tanto es así que ha mostrado documentación que ha podido ver Vozpópuli sobre un acuerdo de fichaje con el portugués sellado ya a mediados de la temporada 2008/2009 -la anterior a su llegada al Madrid- que el jugador nunca desmintió.

El portugués ganó finalmente el Balón de Oro en 2013, 2014, 2016 y 2017 como jugador del Madrid tras hacerlo en 2008 con el Manchester United. Messi hizo lo propio en 2009, 2010, 2011, 2012, 2015 y, finalmente, en 2019.