Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la constructora con más contratos públicos en el mundo, ACS, y la federación europea de clubes, la UEFA, ultiman, como grandes cabezas visibles de la negociación, las bases del fútbol postcovid.

Tal y como ha venido informando Vozpópuli desde el inicio de la pandemia, el coronavirus ha acelerado los tiempos de la llamada 'revolución industrial' del fútbol, en particular, del europeo, dirigida a relanzar su negocio.

Los 5.000 millones de euros en pérdidas provocadas por la covid han alimentado el ansia de los clubes grandes, encabezados por Florentino Pérez, por impulsar un cambio en el modelo de negocio y, en especial, un reparto de los derechos televisivos favorable a sus intereses a la luz de su consabido potencial global.

El proyecto de Superliga de Florentino Pérez ha apuntado a un préstamo inicial de 5.000 millones de euros que cubriría las pérdidas de la covid

Y es que, según el entorno de Pérez, la superliga europea cerrada de los clubes más potentes que, como adelantó este medio en exclusiva, se proyectó para 2022 y luego, hace unas semanas, se pospuso para 2023 al hilo de las negociaciones con UEFA, multiplicaría por cuatro los ingresos televisivos de los equipos que la integrarían.

El Real Madrid, por ejemplo, pasaría de ingresar unos 250 millones de euros por televisión a unos 1.000 millones. El proyecto de una Superliga, al estilo NBA, ha apuntado a un préstamo inicial de 5.000 millones de euros que cubriría, de una tajada, las pérdidas de la covid para los equipos grandes a costa del deterioro de las ligas nacionales.

Florentino Pérez puso la cara

La presión de Florentino Pérez, que terminó materializándose en un inédito reclamo público del presidente merengue el pasado mes de diciembre, es parte de lo que dilata el anuncio de UEFA, que tenía previsto a estas alturas tener fijadas ya las bases de las nuevas competiciones europeas desde 2024 en adelante.

Como avanzó este medio, la entidad europea lleva meses trabajando en una alternativa que frene los planes del propio Florentino Pérez.

"El Comité Ejecutivo de la UEFA, incluyendo a representantes de la Asociación de Clubes Europeos y de European Leagues, aprobó por unanimidad el nuevo calendario para decidir el formato de las competiciones de clubes de la UEFA a partir de 2024, con una decisión que se tomará el 19 de abril de 2021", ha informado la UEFA.

"No hay nada cerrado, lo han pasado para el 16 de abril", dice una fuente conocedora de las negociaciones. La misma fuente señaló en su momento a este medio que el proyecto de Superliga de Florentino nunca prosperaría como tal sino que su función era obligar a UEFA ceder más control a los grandes sobre los derechos televisivos del nuevo ciclo de contratos que empezaría en 2024.

El pastel televisivo ya no sería gestionado de manera unilateral por la UEFA sino que esta podría repartirse funciones con la ECA

Se desconoce también el formato final de la competición, si bien todo apunta a que se dará más protagonismo, incluso, deportivo, bajo ciertos criterios justificables en lo estadístico, a los clubes más poderosos, a los que se buscaría enfrentar de forma más recurrente.

Según precisó el Financial Times, el pastel televisivo ya no sería gestionado de manera unilateral por la UEFA sino que esta podría repartirse funciones con la ECA (asociación que representa a los mayores clubes europeos), dirigida formalmente por el presidente de la Juventus Andrea Agnelli y bajo la órbita de Florentino Pérez.

Nombres propios

Agnelli tiene una relación más que fluida con Florentino -que ha mantenido encuentros recientes tanto con el propio presidente de la Juve como con el pope de la UEFA, Aleksander Ceferin, sobre la Superliga-, y con otro 'amigo' de Pérez como el CEO del Atlético de Madrid, Enrique Gil Marín -nombrado a finales de 2019 como miembro de la ejecutiva de la ECA-.

En los proyectos de unos y de otros se han visto involucrados el banco de inversión estadounidense JP Morgan (por el lado de Pérez) y el británico Barclays (por el lado de UEFA).

Florentino Pérez y Andrea Agnelli, en una foto de archivo. A principios de 2021 tuvieron un encuentro de tres horas en Turín.

Distintas fuentes han señalado al fondo de capital riesgo británico CVC como otra de las vías de financiación. Este último entró recientemente en el capital de la Serie A italiana con una cláusula de salida en caso de Superliga.

La de la Serie A es la operación de CVC más sonada en el deporte rey tras vender la Fórmula 1 a la Liberty Media de John Malone, el pope de la TV por cable en EEUU al que también se ha tentado para financiar la Superliga de Florentino Pérez.