Florentino Pérez hace cuentas para tomar el control de la mayor concesionaria de autopistas de Italia, Autostrade per l'Italia (ASPI). Una operación valorada en 10.000 millones de euros, una cifra que supera los 8.500 millones que vale ACS actualmente en Bolsa, y en la que deberá convencer al Gobierno italiano que lidera Mario Draghi. Para ello, el presidente del Real Madrid y ACS ha recurrido a alguien que le puede ayudar con ambos frentes: el histórico empresario Borja Prado. 

Según explican fuentes financieras a Vozpópuli, el equipo de Key Capital Partners, la firma que ha asesorado históricamente a Pérez en sus grandes operaciones, y que tiene a Borja Prado como directivo y uno de sus principales accionistas, ultima los detalles para la presentación formal de la oferta de ACS por Autostrade, ya que hasta el momento sólo existe una declaración de interés vía carta a Atlantia (máximos accionistas de Autostrade). 

Por otro lado, como añaden las mismas fuentes, Borja Prado es la vía de contacto de Florentino Pérez con el Gobierno italiano. Prado, histórico directivo que mantiene una estrecha relación con el presidente de ACS, es considerado uno de los empresarios españoles con mejores relaciones en Italia. Fue el elegido en 2010 por Enel (energética cuyo máximo accionista es el Estado italiano) para presidir Endesa tras su mediática toma de control, expresidente en España del banco de inversión italiano Mediobanca y su fondo Peninsula Capital apuesta por empresas nacionales como Mediaset, Kiko Milano o el constructor ferroviario NTV. 

El mejor aliado de ACS para convencer al Ejecutivo de Draghi sobre esta compleja operación. Una relación que ACS, Key Capital Partners y Peninsula Capital han preferido no valorar ante las preguntas de este medio. Aunque este enlace de Borja Prado con Florentino Pérez no es nuevo. El empresario fue una de las piezas claves para que ACS y Atlantia se entendieran en la OPA conjunta por Abertis en 2018. 

Viejos conocidos

Los Benetton (máximos accionistas de Atlantia) y Florentino Pérez repiten esta relación en Autostrade. Aunque ahora son los empresarios italianos los que recurren al presidente del Real Madrid. Como informaba este diario, los dueños de Atlantia contactaron con su socio en Abertis en el mismo instante que se enteraron de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de algo más de 9.000 millones por su filial Autostrade per l'Italia (ASPI) que lidera el fondo australiano Macquarie.

Los conocedores de la operación hablan de que el Gobierno italiano era consciente de la aparición en la escena de Autostrade de ACS, ya que Florentino Pérez destaca por sus cordiales relaciones con todos los gobiernos. Un escenario que sería favorable para las tres partes. Los Benetton lograrían un mejor precio por ASPI, el Ejecutivo que ahora lidera Mario Draghi lograría que los Benetton se aparten de sus autopistas y Florentino Pérez conquistaría su deseado activo italiano para la 'nueva' ACS.

Florentino Pérez, presidente de ACS, flanqueado en 2018 por el entonces CEO de Atlantia, Giovanni Castelucci; y Marcelino Fernández Verdes, presidente de Abertis y CEO de ACS

Pero el visto bueno de Draghi está lejos de conseguirlo. La oferta que prepara Key Capital, que asesoró también a Pérez en el proceso de Abertis y en la financiación de la reforma del Santiago Bernabéu, busca conquista al consejo de administración de Atlantia, al resto de accionistas de Autostrade y a la Cassa Depositi e Prestiti (CDP), el banco de inversión público que sí o sí formará parte del nuevo accionariado de ASPI.

Más aliados de Florentino Pérez

Otra de las piezas claves para encajar ACS con Autostrade es Enrico Letta. El exconsejero de Abertis y exprimer ministro de Italia es desde marzo nuevo secretario general del Partido Democrático italiano y cuenta con varios ministros en el nuevo gobierno de Italia. Aunque Letta tendrá que tener cuidado con el delicado asunto de Autostrade si no quiere crear una nueva brecha con otros partidos del Gobierno como el Movimiento 5 Estrellas (M5S).

No hay que olvidar que la necesidad de la venta de ASPI se remonta a 2018. El derrumbe del Ponte Morandi, donde murieron 43 personas, llevó a Atlantia al foco mediático en Italia. El Movimiento 5 Estrellas, que gobierna en Italia desde ese mismo año, ahora en el Ejecutivo de unidad de Mario Draghi, acusó entonces a ASPI de no realizar los controles necesarios y amenazó con retirar las licitaciones.

Atlantia siempre ha querido evitar que esta disputa acabara con la nacionalización de ASPI y ha buscado como solución la venta de la mayor concesionaria de Italia en el mercado para generar valor para sus accionistas. Ahora, cuenta con una oferta con Macquarie al frente que es vinculante y un interés formal por carta e ACS.

Florentino Pérez y Los Benetton son socios por su alianza en Abertis. ACS controla el 49% de la concesionaria española, mientras que la empresa italiana es accionista mayoritario con el 51%. Un pacto que se cerró pocos meses antes del derrumbe del Ponte Morandi y donde Florentino Pérez también tuvo que acudir al rescate, en este caso, del Gobierno español por los numerosos activos estratégicos, como Hispasat, con los que contaba la concesionaria para el Estado español.