Las dos principales filiales con las que el gigante quebrado Thomas Cook gestionaba sus hoteles en España se refuerzan y alcanzan un capital superior a los 180 millones de euros. Ambas empresas atravesaron una situación crítica, al borde del concurso de acreedores, tras la caída de la matriz británica el 23 de septiembre de 2019.

Airtours Resort Ownership España, constituida en 1997 y con sede en Palma de Mallorca, es la cabecera de las firmas de Thomas Cook en el país, a su vez propietaria del capital de otras sociedades domiciliadas también en Baleares.

Esta compañía ha ampliado recientemente su capital social en 6,3 millones de euros, alcanzando un total suscrito de 132,8 millones, según consta en el registro mercantil, consultado por Vozpópuli. Al cierre del ejercicio 2018, Airtours tenía concedidos préstamos por importe de 123 millones de euros a otras filiales del grupo en España, según las últimas cuentas públicas a las que ha tenido acceso este medio.

Por otro lado, entre esas sociedades dependientes de Airtours (y antes de la matriz Thomas Cook) destaca Resorts Mallorca Hotels International. Esta última empresa, que en 2018 había reducido el número de hoteles en explotación a nueve, ha aumentado ahora su capital social en 48,9 millones de euros, frente a los 3.000 euros con los que contaba hasta ahora. 

La compañía cerró su ejercicio fiscal de 2018 con fondos propios negativos por importe de 255,8 millones de euros. Y contaba con préstamos de Thomas Cook de 257,4 millones, de acuerdo a datos consultados por este diario en registro mercantil, a través de Insight View. La situación empeoró tras la quiebra de la matriz un año más tarde.

Sin embargo, logró mantener los hoteles abiertos gracias a un acuerdo alcanzado con el grupo español Hoteles Globales a principios de este año, propietario de la mayoría de los establecimientos que Thomas Cook tenía en explotación y ahora también gestor directo de los mismos (manteniendo los empleos de alrededor de 2.000 trabajadores).

Ambas filiales tienen como administrador único desde hace apenas unos días a Tomas Massanet Font, que ya figuraba como apoderado de las compañías. Además, desde 2003, Resorts Mallorca Hotels International tiene como consejero al empresario británico y actual director ejecutivo de la teleco BT, Philip Eric Rene Jansen. 

La aerolínea también se salva

El pasado mes de mayo el grupo inversor alemán Panaf Holding acordó la compra de la aerolínea mallorquina Thomas Cook Balearics, tal y como adelantó Vozpópuli. Esta filial se había declarado en concurso de acreedores el pasado diciembre ante su estado de insolvencia y buscaba a toda costa un comprador que permitiera a la compañía seguir operando, así como mantener los 90 empleos actuales.

En conversaciones con este medio, los trabajadores de la aerolínea temían por la supervivencia de la aerolínea y veían cerca su final. La operación permitirá a la compañía hacer frente a unas deudas cercanas a los 20 millones de euros tras el colapso de su matriz, Thomas Cook. 

La aerolínea balear no estaba asociada con la liquidación del grupo porque contaba con un certificado de operador aéreo (AOC) español y sus seis aviones Airbus eran operados por Condor, la compañía aérea germana también de Thomas Cook que ha ido consiguiendo balones de oxígeno del Gobierno alemán para sobrevivir. 

Por contra, la filial In Destination Incoming, dedicada al negocio de agencias de viajes, procedente de la antigua Viajes Iberoservices, no corrió tanta suerte. La sociedad, con 458 empleados a su cargo, solicitó el concurso voluntario de acreedores como consecuencia de la insolvencia en cascada de las compañías del grupo Thomas Cook y procedió a su liquidación.