Ferrovial está dando nuevo impulso a la venta de su división de servicios tras la reciente compra de Urbaser por parte del fondo estadounidense Platinum y el elevado, consideran, precio anunciado, 3.500 millones de euros.

La compañía de Rafael del Pino arrancó el proceso de venta de su negocio de servicios en 2018, con la intención de captar 3.000 millones. La operación se frustró a finales de 2019, cuando grandes fondos de inversión como Apax estudiaron su adquisición, y se frenó en seco el pasado año con el coronavirus.

Ahora, explican fuentes financieras a Vozpópuli, la multinacional española acelera el proceso con la vista puesta en las mejores perspectivas económicas y la recuperación del apetito de los inversores, como reflejan los 3.500 millones que ha pagado el fondo Platinum a la china Tianying por su rival español Urbaser. 

El fondo estadounidense Platinum, comprador de Urbaser, se interesó en 2019 por Ferrovial Servicios

Analistas y expertos del sector consultados consideran que aplicando los múltiplos de la operación de Urbaser a la de Ferrovial Servicios, el precio de esta próxima venta se dispararía, no siendo comparable. El fondo estadounidense Platinum, uno de los grupos de inversión que en 2019 analizó la compra de Ferrovial Servicios, no precisa en su comunicado sobre la compra de Urbaser qué cantidad de los 3.500 millones corresponde a deuda.

En 2016, ACS informó que había vendido Urbaser a Tianying por un importe que oscilaría entre los 1.164 y 1.399 millones de euros, dependiendo de la consecución de determinados parámetros, y que el valor de la compañía, incluyendo deuda, se había establecido entre los 2.212 y 2.463 millones de euros.

Cartera fragmentada

El negocio que pone en venta Ferrovial incluye el de sus servicios de gestión de infraestructuras de transporte y medioambientales, de recursos naturales, utilities o facility management (inmuebles).

El precio actual que estiman desde el mercado no supera los 1.900 millones de euros, una cifra alejada de los 3.000 millones que se barajaron en 2019. Las fuentes consultadas estiman unos precios de 1.400 millones el negocio en España de Ferrovial Servicios; 250 millones Reino Unido; y otros 250 millones negocio internacional.

Ferrovial ha fragmentado su cartera de servicios para facilitar la venta de la división

El grupo ha apostado por fragmentar esta cartera en venta: servicios de medio ambiente e infraestructuras. 

Ferrovial ha ido ajustando la oferta en división por países, por negocios e, incluso, por proyectos puntuales, explican las fuentes consultadas. Del Pino recurrió en un primer momento a los servicios de Goldman Sachs para ejecutar esta venta.

En 2020, prescindió de sus servicios para darle el mandato a Morgan Stanley y, un año después, tal y como informaba El Economista, recurrieron a Bank of America para encontrar un comprador para el negocio de servicios en infraestructuras.

Ferrovial consiguió vender en 2019 su negocio de servicios en Australia por 270 millones a ACS y Apollo

De acuerdo a las fuentes consultadas, el proceso de venta encara las mayores dificultades en su filial de servicios en Reino Unido, Amey.

El cierre del proceso de venta de servicios en las islas no se ejecutará hasta, mínimo, 2022. Sus servicios de mantenimiento de infraestructuras y tratamiento de residuos en Reino Unido son uno de los puntos clave de esta venta. La otra pata de la operación está en América. Ferrovial tiene abiertos procesos de venta de sus servicios en Chile, Estados Unidos y Canadá.

El gran avance hasta la fecha de esta desinversión llegó en 2019. Ferrovial vendió Broadspectrum, su negocio de servicios en Australia, al consorcio formado por ACS y Apollo por unos 270 millones. El siguiente paso apunta al negocio de residuos y medioambiente en España, Cespa, un área cuyo precio puede alcanzar los 700 millones de euros, similar al que obtendría el grupo de Del Pino por el resto del negocio en España de la división servicios.