Los economistas de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) han advertido este jueves de que el primer paquete de la reforma de las pensiones, que el Gobierno está ultimando con los agentes sociales y presentará previsiblemente la próxima semana, es insuficiente y pone en riesgo la sostenibilidad de la Seguridad Social.

"El acuerdo no se ha hecho público aún, pero tenemos información, documentos… Diría que lo que va a hacer este acuerdo es la parte más fácil: garantizar la suficiencia, dicen que las pensiones no pueden perder poder adquisitivo y es una buena noticia. Lo que ocurre es que una vez que haces esto, que es lo fácil porque es en lo que todos están de acuerdo, tienes que buscar medidas que compensen el incremento de déficit que se va a producir, que va a ser de entre 3 y 5 puntos de PIB. Este acuerdo garantiza la suficiencia pero pone en riesgo la sostenibilidad", ha advertido José Ignacio Conde-Ruiz, colaborador de esta Fundación.

Se refiere al primer paquete de medidas de la reforma de las pensiones, que el ministerio de Seguridad Social está pactando con sindicatos y patronal, y que se centrará en blindar por ley la revalorización anual de las pensiones conforme a la evolución del IPC, derogar el factor de sostenibilidad -instrumento aprobado en la reforma de 2013 que tenía en cuenta la esperanza de vida en el cálculo de la pensión- y aprobar medidas para intentar acercar la edad real de jubilación a la legal (con incentivos y desincentivos).

Abordar este primer paquete de reformas "descafeinado", según los expertos, es arriesgado. "La derogación de la reforma de 2013, sin medidas compensatorias, que es a lo que vamos, comportaría un aumento muy significativo del gasto público en el futuro y presionará a las finanzas públicas. La reforma debería incluir medidas de contención del gasto y de incremento de ingresos, pero no sólo de los trabajadores", ha reivindicado Ángel de la Fuente, director de Fedea, durante la presentación del informe 'El futuro de las pensiones en España'.

Critican al Pacto de Toledo por "optimista"

Los expertos de Fedea critican que la reforma de las pensiones parte de un diagnóstico del Pacto de Toledo demasiado optimista, ya que según sus cálculos el Estado tendría que inyectar cada año al sistema de pensiones un promedio de entre 3,2 y 5,2 puntos de PIB durante varias décadas para pagar las pensiones.

Estos expertos consideran que el problema es "mucho más gigantesco" y piden un gran pacto político por las pensiones.

El Ejecutivo está cerrando en la mesa de diálogo social un acuerdo para sacara adelante este primer paquete de reformas, pero aunque hay consenso en lo principal hay muchos flecos técnicos pendientes de pulir. Una vez acordado, el Gobierno tendrá que llevar la reforma al Parlamento e intentar aprobarla antes de fin de año, tal y como se ha comprometido con Bruselas.

Lamentan que se desincentive el ahorro en planes de pensiones privados

Otro de los asuntos que los expertos de Fedea no comprenden es porque el Gobierno ha aprobado, con efecto desde 2021, un cambio en la deducción en IRPF del ahorro en planes de pensiones privados, cuyo límite máximo ha bajado de 8.000 a 2.000 euros, sin medidas alternativas que fomenten el ahorro.

"Se ha decidido que este año, el de mayor ahorro de la historia, no vamos a poder ahorrar para la jubilación porque la deducción de los planes de pensiones privados baje de 8.000 a 2.000 euros. Cuando lo anunciaron dijeron que iban a hacer un gran fondo público, pero cuando uno mira el componente 30 del Plan enviado a Bruselas dicen que esto se va a desarrollar en 2022. La reforma de tributación afecta a 2021 pero la alternativa no llegará hasta más adelante, si es que llega, así que este año nos hemos quedado sin posibilidad de ahorrar... se podría haber pospuesto", ha lamentado Conde-Ruiz.