La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, su banco central) ha decidido mantener los tipos de interés sin cambios en su reunión de política monetaria que ha concluido este miércoles, aunque ha cedido a las presiones del presidente estadounidense, Donald Trump, y ha anticipado la posibilidad de aplicar nuevos estímulos ante el "incremento de la incertidumbre".

"El Comité seguirá de cerca las implicaciones de la nueva información de las perspectivas económicas y actuará de la manera apropiada para mantener el crecimiento, con un mercado laboral fuerte y una inflación cercana al objetivo simétrico del 2%", ha señalado Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed en un comunicado. 

Los tipos actualmente están entre el 2,25% y el 2,5% y llevan estables desde que se produjo la última subida en diciembre de 2018, un movimiento que fue calificado de "error" por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que insistentemente pide que la Fed baje los tipos de interés.

Elimina el término "paciente" de su discurso

Los analistas descartaban que la Fed fuera a anunciar hoy una bajada de tipos de interés aunque la mayoría da una probabilidad del 80% a que en la próxima reunión, que se celebrará en julio, la institución de política monetaria anunciará una bajada de entre 25 y 50 puntos básicos en los tipos de interés.

Gran parte de la atención estaba en torno al uso, o no, del término "paciente", utilizado de manera continuada por la Fed para caracterizar su enfoque a la hora de modificar los tipos de interés, actualmente entre el 2,25 % y 2,5 %, y que en esta ocasión no ha empleado.